Scarlett Johansson: «Last Goodbye» (Jeff Buckey cover)

Sí, Scarlett intenta cantar de nuevo. Pero sigue dando el cante.

Después de masacrar a Tom Waits (bueno, masacrarnos a nosotros con versiones de sus temas), ahora se lanza a por Jeff Buckley. Con resultados similares.

Se demuestra que el carisma de la chica no está en su laringe

Stream:> Scarlett Johansson: «Last Goodbye»

Eutanasia Blues

Acaba de pisar la ciudad Springsteen (59 años), y se casca un concierto de tres horas. El chavalín Tom Waits (otros tantos) sigue mostrándo su particular y enérgica visión del mundo.

Los Rolling Stones (Keith Richards 65 tacos) siguen dando giras y saltitos sobre las tablas como usted y yo viajes en bus de línea.

Entonces…¿Por qué Jonnhy Winter, la estrella del blues que ayer inauguró el Jazzaldia en el adaptado Victoria Eugenia Skoda, se escapa de estas definiciones?

Dado que nuestra hospitalidad con los astros sólo entiende de lujos enplatados, puede que Winter no haya visitado Akelarres ni Arzakes, y que por eso el chato anda tan tan tan fastidiado.

Otra razón por la que no se haya pasado por semejantes templos puede ser que el empuje vital de esta gira es la bancarrota económica en la que entró a finales del 2006. O que la enfermedad nerviosa que le apaleó en 2001 y le impidió mover la mano derecha hace que sólo tome sopas con pajita.

Leer másEutanasia Blues

Scarlett Johansson : Boys Don´t Cry

¿Aburrida de las geniales covers de Luis Cobos? ¿El pop actual fresco te parece cansino? Aquí está tu estrella fílmica favorita dandole al canturreo para goce de oligofrénicos, acosadores y onanistas de la gran pantalla

Tras el éxito de crítica y público (con problemas auditivos) que obtuvo tras la revisita a Tom Waits, la dama que se rumoreaba iba a pisar Donostia en el Festival de Cine de la ciudad (por ahora nada de nada, amigos. Eran rumores) se supera a sí mísma con la versión del «Boys dont cry» de los Cure, un nuevo ejemplo de la certeza del refranero popular y su «calladita estabas más guapa (2. The revenge)». Smith ya está con Morrison y Elvis y Kenny G/Michael Bolton comiendo churrasco con los royalties.

Niña, ¿le debías pasta al productor? Pues haberle pagado antes de entrar a grabar.

Vía | Cuchara Sónica (donde está el enlace al audio original)

Tom Waits en Donostia. Una crónica abierta

A la espera de un comentario sobre el verdadero concierto in de la noche del sábado :-D, abrimos este espacio a nuestros sufridos lectores para que nos cuenten de primera mano, en euskera o castellano, lo que les ha parecido el concierto de Tom Waits, el salvador de tiendas como Pimkie o la peluqiería Fresh de Donostia.

¿Valió la pena?¿fue caro para lo que costó? ¿Hubo cacheos de aeropuerto norteamericano?¿Alguien fue a entrar pelín tarde y no le dejaron?¿La gente fue a ver o hubo más que asistieron para dejarse ver?¿La selección de canciones fue buena?¿Hubo bisex, perdón, bises?¿Al final los rumores eran ciertos y Bruce Springsteen salió a cantar un tema?

Como siempre, ustedes dejan lo suyo en comentarios y yo lo voy poniendo aca cuando la caraja me deje.

Paso a responder a sus preguntas y de paso aprovecho para autopromocionar el comentario que he colgado en mi blog. Están ustedes invitados.

¿Valió la pena?
La valió, ya lo creo, como pocos conciertos que un servidor haya visto.

¿fue caro para lo que costó?
¿Caro? ¿En un mundo en el que se vende un móvil a 360 euros? No sé, igual para alguien sí. Olvidaré el precio en un par de días y recordaré el concierto de por vida.

¿Hubo cacheos de aeropuerto norteamericano?
Pssá. Había unos de seguridad a la entrada anunciando que no se podían meter cámaras y así ,y la gente decía, no, por dios, qué cosas tiene usted y tal. Una vez dentro, todo quisqui sacaba la cámara. Pedían el DNI del que había comprado la entrada para ver que coincidía con el número del ticket. No era necesario que el titular del DNI y la persona que lo portaba fueran la misma.

¿Alguien fue a entrar pelín tarde y no le dejaron?
Lo ignoro.

¿La gente fue a ver o hubo más que asistieron para dejarse ver?
Para mí sorpresa, la inmensa mayoría de la gente fue a ver. Quizás a partir de cierto precio los exhibicionistas se cortan. No lo sé. Siempre hay gente descontextualizada. Por ejemplo: estaba Coque Ronaldo. ‘¡Adiós, papá!’ y todo eso. Supermajo.

¿La selección de canciones fue buena?
Para mí, casi diría que eso fue lo mejor, pero mentiría: lo mejor fue la interpretación que hizo de cada una de ellas.

¿Hubo bisex, perdón, bises?
Los hubo. En total, una media hora.

¿Al final los rumores eran ciertos y Bruce Springsteen salió a cantar un tema?
No, parece ser que andaba por ahí, de paseo y que volvió al hotel a eso de las diez y media.

Espero haber saciado su curiosidad.
Un saludo.

El Jukebox

 

Leer másTom Waits en Donostia. Una crónica abierta

Tom(do agotado) Waits

Al día y medio de ponerse los tickets a la venta para su concierto de Donostia, Tom Waits ha parado las impresoras por falta de papel.

Recordar que las entradas andaban entre 100 y 125 euros (150 costaba el abono del Primavera Sound, por ejemplo), marcando un nuevo record de precio por espectáculo individual en nuestra provincia.

Yo no tengo respuestas, pero sí algunas preguntas que paso a detallar:

¿Realmente importa el precio de la venta de entrada? En este caso valían 125 euros y han durado 36 horas en agotarse.

¿Cual es el tope del precio?¿Podemos aventurarnos a apostar que el próximo megavento alcanzará los 150 euros? La diferencia parece estribar en el numero de minutos que se tarda en vender el aforo completo. Quizás, a más precio, más tiempo.

¿Por qué ponemos el grito en el cielo con los conciertos y solamente nos asombramos, sin rasgado de vestiduras, cuando los grandes eventos de pelota alcanzan el mismo valor e identica respuesta del público?. Bueno, mayor aún. Si trasladamos el ambiente pelotazale al Kursaal, los de la tribuna se apostarían qué tema iba a sonar después:-D

¿Cuantos fans de Tom Waits van a ir a verle? Esto, que suena a pregunta snob, no lo es del todo. Viene a detallar que muchos de los que asistan, pudientes todos, lo hacen por lo irrepetible y especial (siempre en términos sociales, no musicales, que igual también pero eso no importa tanto) de la cita de Waits.

Mas yo no les culpo. Tan sólo son la lanzadera de la sociedad de consumo que ya ha capturado los espectáculos en vivo. Muchos de esos ya tienen o poseerán en breve un Iphone, quizás antes de su lanzamiento en España. Y se pegarán por ver antes que nadie el estreno de la de Woody Allen en el Zinemaldia. La cuestión de fondo no es «qué», sino «antes que».

¿Sería factible pedir a los entes públicos (lo intento, pero no veo a un concejal onubilado por los movimientos sincopados de Waits) que legaran su derecho a acceso al recinto en esta ocasión? Para los que no lo sepan, los grupos políticos cuentan con entradas de cortesía por parte de las instituciones. Tickets que acaban en la fogata en el Día de Baile a Lo Suelto pero que en citas como la que nos toca son objeto de puja interna y muestra de galones.

A lo que vamos, si ellos devuelven las entradas antes de que comience la venta…¿Sería un gesto cortés por su parte?¿Serviría para algo en lo referente al precio?¿Pero no hemos dicho al principio que el precio daba igual?

Si para coger unas entradas de tamaño precio piden DNI ahora… ¿En el futuro pedirán muestras de ADN o la nómina, como los bancos? ¿Qué les importa el precio de la reventa si los promotores ganan con creces en cada evento?

¿Por qué nos enervamos cuando un servicio público y gratuito se bloquea y cuando uno privado nos cobra 30 euros de gestión y no funciona de manera inmediata/satisfactoria achacamos el error a «gajes del oficio»?