La bicicleta, ese medio trans

Estoy hasta la cachimba del tema de los ciclistas. Seres adorados en los vídeos de Noruega, pedaleando sobre ruedas bajo tempestades. Humanos idolatrados en series televisivas veraniegas y como ejemplo de sostenibilidad laboral (ver el film Quicksilver, con el protagonista de insano nombre kevin BACON)

Chicos y chicas que deben ver la invasión de su carril por parte de los trotadores varios bajo comentarios de “no seas amargado”. Rodadores urbanos  que debe hacer frente a coches de reparto, sillas de niños, 4×4 familiares que “si solo paro un ratito a por los niños”, maletas con ruedas empujadas por seres de viaje, o gente simplemente andando por esa zona dedicada a los desplazamientos sobre dos ruedas con alegría y puta “convivencia”.

Una idea que, a tenor de las notas de prensa, no hace sino subir y subir – bien- en kilometraje dedicado y distancia coloreada, en Donostia. Ciudad que ya ha hecho una apuesta clara por no herir la sensibilidad de su nicho – con perdón.- de mercado: sus octogenarios habitantes y los turistas. Consumidores de parkings, trenes, pintxos, aceras y…ruedas? Dos ruedas? Me gusta más el verdejo, ande va a parar.

No parece de mente muy preclara mandar a los ciclistas a la carretera en el Paseo de La Concha “para hacer respetar la obligatoriedad de ir a 30 kms por hora”. Una idea cojonuda, cierto, si adiestras niños bomba con el ISIS o eres un gestor de campo de concentración y Mengele te quiere cuidar el parvulario un rato.

Poner petates humanos sobre ruedas para que unas cosas con potencia, chapa y velocidad frene contigo, como cuando aparcas y apenas hay sitio. El funcionamiento de esta idea los fines de semana por carreteras secundarias da buena cuenta de su efectividad.

Cierto que hay zonas conflictivas en la ciudad, que se arreglan y arreglarán con tiempo, educación -nadie fue niño e hizo carreras en bici por sus calles, claro-, igualdad – también se puede avisar a los peatones de las invasiones de carril rojo, ¿no?-.

Mas, puestos a llevar a cabo una iniciativa rompedora y de seguro funcionamiento, propongo que sean los peatones quienes vayan por el pavimento. O los coches por la acera. Seguro que se cumplía lo de las zonas 30 y de paso nos daba un “Tiritas para la conviverncia” o “La Milla del Betadine” o algo así megacultural quetecagas

In & Out

No lo entiendo bien, así que seguro que me podéis ayudar.

  • Un UTE cultural, digamos que “la capitalidad 2016”, organiza y patrocina dentro de un paraguas gigante de dinero público un acto que consiste en dejar a los chavales expresarse haciendo grafittis en una zona “acordonada” y alejada del mundo de los palillos y zuritos.
  • Esos chavales, que chavales son, aprovechan la visita a la ciudad para grafittear calles más céntricas que el getto concedido
  • La idea, por supuesto, hace saltar las normas de la ciudad. Publicandose en los diarios comentarios de “No es que sean de Banksy precisamente”, como si hubiera pintadas In y pintadas OUT. El gran error de la gente que manda (recordad la historia Banksy – Denis Itxaso). En una tierra que durante 30 años se y ha pintado de negro día sí y día también de slogans políticos o violentos. Igual precisamente por eso. Puede ser.
  • A la vera de este punto unos niños pintan en el mural callejero de su colegio y les cae una reprimeda legal similar. La ley es la ley, amigos, y de arte saben los jueces y policias un buen rato. Poco importa lo de “hacer cantera” en el arte. Como si esto de pintar, o cualquier otra cosa, solo fuera buena al ser aceptada. ¿Y cómo se llega ese punto?
  • Más allá de las buenas reglas de horarios y, algo menos, lugares en los que ejecutar los estilos, recuerdo un bando de Odon Elorza en el que dejaba en manos de la Guardia Municipal el categorizar una música ejecutada en la Concha o La Avenida como “música de buen gusto”, una etiqueta que te salvaba de la multa. La policía del arte se hizo carne en Donostia.
  • Muy cerca de algunas de estas irereverentes pintadas plenocéntricas se encuentra la Milla de La Paz. Resumo, que la historia da para mucho: Fotos sobre distintas tensiones en el mundo con palabras tabakaléricas que nos hacen más tontos por no entender el concepto. La eterna revisión de “la cultura elevada y el arte menor”. Todo ello con un coste público de 250.000 euros (¡”La Milla de Oro de la Paz”!), dedicándose solo el 3,4% al “contenido” de la muestra. Un proyecto que, recuerden, tenía un contenido ‘racaneado’ a agencias por no pagar a los autores de las fotos. Ojalá una ley que obligara a que el contenido sea el 40 o 50% del costo total de un proyecto subvencionado hasta las trancas.
  • Cerca también otro artista mundial ha llenado de tiras un puente para que la gente ponga sus opiniones. El montaje (vaya, también es de K6 Gestión cultural) físico ha sido obra y gracia de voluntarios, y el coste total ha podido equivaler al sueldo -real- de 350 camareros un año.Pero, eh, “Tiras por la paz (“una experiencia artística comprometida socialmente, única y original”) tiene como objetivo ofrecer una experiencia artística comprometida socialmente, única y original, que brindará los instrumentos necesarios para crear un espacio de agregación ciudadana durante el tiempo que permanecerá en exhibición. La intervención contempla la importancia de la comunicación entre el arte y la sociedad, y profundiza el rol de cada una de las partes. De esta manera, se crearán nuevos lenguajes y puntos de vista en torno a la construcción del concepto de paz en un lugar emblemático: un puente que representa la unión de dos cosas, el fin o el comienzo de un camino.

Conclusión: No pintamos nada

Conclusión 2: Nos toman el pelo

Al final ha ganado el Ambrosio

La frase del título no es mía, es del agudo Ketari, el Pequeño Timonel de Txomin Enea, y bien podría servir de epitafio en el funeral de Kulturaldia, el magazine cultural que ha flotado sobre Donostia los últimos años. Su autor principal, Jon Pagola, echa la persiana del negocio precisamente por no serlo. Maldiciones del autónomo, que debe dar misa (en las teclas) y repicar (los dineros). Así, mientras en Tabakalera – y similares mastodontes públicos- siguen apareciendo puestos de trabajo directivos cual piojos en una guardería, las salchichas peleonas de la ciudad menguan y desaparecen. Alber Vazquez lo resume a las mil maravillas en FB. Pásense por allí, y así se enteran de que hoy viernes presenta libro trotón en Garoa.

Como en toda relación de cariño, en Kulturaldia hubo varios “pero qué coño andas Jon” y “de puta madre, así sí” a la hora de ver en las redes sociales sus entrevistas, reportajes, textos libres y opiniones. Los mayores lo veían como un enfant terrrible, y los chavales como un aburguesado. Pero Kulturaldia mantuvo viva una pequeña llama de defensa de los conciertos pequeños, las exposiciones que justo ocupaban una pared y las películas que, con suerte, tenían un pase. No fue su rama principal, y de ahí su ocaso (económico. Esas cosas dan muchos y buenos amigos pero poco duros). Mas solo por eso ya merecía un click y unos minutos de atención. La pregunta es tan simple como demoledora: ¿Quién hará ese ingrato trabajo ahora?

Kulturaldia también permitió conocer a bilbaínos bien integrados en la city. Y carcajear con las ocurrencias y sucedidos llenos de verosimilitud de los escépticos giputxis. Vernos reflejados en los actos anunciados, y reirnos un poco de nosotros mismos (siempre que no se toque la Real, cama de agua en cuestiones de ironía escrita). Ironías y reflejos de la vida, su último post, el de despedida, la esquela, será el más visto o leído de la web.

Mucha suerte en la nueva aventura, señor Pagola. Fue un placer.

La nueva tierra prometida

Los pueblos grandes con atractivos sufren muchas veces el síndrome “Las Vegas”. A saber, intentar concentrar todas las cosas bellas/representativas/atractivas del mundo en un solo espacio, normalmente pequeño y asequible al paseo. Así, podemos ver la Torre Eiffel, los canales de Venecia o la Fontana de Trevi dispuestas en dos calles y otro par de avenidas largas. Todo ello como puro complemento a las luces de las tragaperras, claro. Para qué darle aire a la Torre Eiffel parisina si la puedes meter entre hoteles.

Algo similar podría decirse de la penúltima de la lista, la cercana Donostia. Agotados los colores, efectos, perspectivas y enfoques de su bahía, la ciudad necesitaba reinventarse. Y qué mejor que dirigir sus monedas a la nueva “burbuja inmobiliaria”, la del turismo. Cómo no ser burbujeante algo relacionado con las bebidas…

Como en aquel caso de hace apenas unos años, todos podemos ahora ser partícipes del éxito, todos podremos vivir en una VPO con un Audi y disfrutar, en nuestro caso, de una casa en los Alpes, dado que la de primera línea de playa se da por supuesto.

Ese es el nuevo paradigma, a veces trufado con guiños al personal (carteles de apoyo a los pequeños, los desfavorecidos, los de las afueras) y al empresarial (ponerle un tren a la puerta de la zona en la que tienes 6 establecimientos – San Martín y Getaria, la nueva Milla de Oro- ). Hacerte partícipe del éxito de otros y venderlo como un beneficio para todos. Sin posibilidad de renegar o simplemente opinar, a costa de ser tachado de obtuso, separatista, freno al futuro o bilbaíno.

Y si estas alejado del foco, tranquilo, todo irá llegando. Porque lo que ha funcionado en un sitio debe funcionar en todos. Es lo que tiene la homogeneización, que como los chaparrones todo lo cala.

El Barrio de Amara es el último ejemplo de aplastamiento turístico basado en clichés y mentes de poco recorrido. No se me ocurre definir de otra forma la liberal idea – a 100 euros de canon mensual durante 15 años, no olviden- de poner un bar (y su terraza, faltaría) en la zona de los preciosos e infrautilizados baños públicos del Parque situado entre el Araba y el Topo, el demoniado “Parque Menchu Gal”. Menudo cuadro, chica.

La explicación, que como las declaraciones de los futbolistas tiene la profundidad de un charco, afirma que “Donostiako Sustapena-Fomento de San Sebastián ha estudiado la incidencia de la transformación del antiguo evacuatorio en un café-bar con terraza en relación a la actividad comercial del barrio de Amara y ha concluido que desde el punto de vista comercial, la combinación y mixtura de usos comerciales con usos hosteleros, el llenado de funcionalidad de espacios abiertos y edificios vacíos, puede ser una herramienta capaz de propiciar un entorno urbano comercial más atractivo, competitivo y generador de valor” particular y empresario, añado para el barrio de Amara y para la propia ciudad“. Dan ganas de preguntar por esos estudios usando las herramientas disponibles para ello.

Claro que la apisonadora no para. Y el ketchup turístico avanza sin freno. Vosotros, esquineros, también estáis invitados a la fiesta del turismo embriagador. En la cercana Avenida Sancho el Sabio se va a mejorar el tránsito de los peatones, creando zonas diáfanas para el paso de las personas, sin la interrupción de los elementos vegetales y decorativos, lo que mejorará ostensiblemente este espacio urbano, tanto para los peatones como para los comercios de la zona”. Resumiendo. Quitar las zonas verdes (“interrupciones”)  y árboles para poner terrazas. El cemento es la nueva tierra (prometida). Ni que fuéramos gansters. Aquellos al menos te tiraban al mar. Estos no nos dejan ni morir tranquilos.

Porque la última astracanada ha sido homogeneizar los paseos inter-tumba del Cementerio de Polloe. [Ver corrección al final del texto] Borrar esos caminos inspiradores, esos arbustos resplandecientes, esos gorriones que no tienen donde posarse al faltar el agua natural en la zona, au revoir árboles calmos (“Eran tres. Vino el día con sus hachas….”).

Como en Paris, como en Tokio, como en Viena, como en toda ciudad que se enorgullezca de sus afamados ( se cierra la etiqueta de ironía) . Adios romanticismo [PDF], vamos. Ahora contamos con la comodidad del parking de mercadona a la hora de visitar a los fenecidos. Quizás por eso se hagan menos canciones a lo Berrio y más a lo Auryn.

No os hagáis mala sangre con el tema. Con un poco de suerte, en dos veranos a esas calles del camposanto le brotarán mesas y sillas y un bar brasserie Kiosko.

Y el muerto al hoyo y el vivo al bollo (de mantequilla)

PD: Gorriones aparte, lo de Polloe merece rectificación. Se están hormigonando y asfaltando aquellas calles que quedaron pendientes tras el hormigonado realizado en 2004. responde a una necesidad de la gente mayor, titulares de los panteones, que tienen problemas de accesibilidad en unos viales con gravilla. Y los arboles siguen y seguirán donde estaban, rehaciendo los alcorques existentes. Dicho queda

El Kutxa Kultur Festibala ya es donostiarra

En su quinta edición ya podemos afirmar sin ningún rubor a dudas que el Kutxa Kultur ya es un festival donostiarra. Era fácil conseguirlo, había buenas pistas: Se celebraba en el Monte Igeldo, desde donde se ve toda la postal. Se sube en Dbus cada pocos minutos. Y el nombre del banco estaba por doquier, hasta en los dichosos vasos de plástico. Pero ninguna de esas cuestiones le otorgaba por sí mismo la calificación de “Donostiarra”. Vean por ejemplo el Festival de Publicidad ese que nos han colado y que ni Dios recuerda ni el nombre.

Mas una, solo una, y nada más que una variable lo hace donostiarra: la encarnizada crítica ante los despistes, trastabiles y desenfoques. El Kutxa Kultur ya es la Real, sus promotores Loren y nosotros el mejor entrenador de futbol. El Kutxa ya es el Sirimiri, y nosotros los afiladores de teclas ante los bidegorris y peatones. El Kutxa ya es música, y nosotros los “comentarisas” de la Semana Grande de Sagüés. El kutxa ya es Sálvame, y nosotros sus tertulianos. Porque el festival ha dado el salto, y ya no solo opinan los musiqueros recalcitrantes sino que ahora tienen voz y mando gentes menos habituales en estas lides. Bienvenidos todos.

Está claro que tiene cosas que mejorar, que este texto no es el hijo de una “payola”. La pulsera de marras aún se encuentra públicamente del lado del promotor, con ese baile de gastos y costes que afectan a la imagen del evento. Y a veces hay malos tragos, como cuando un concierto pequeño coincide con uno grande y los sonidos se pisan en demasía. O cuando debe pasar un bus entre un escenario y el público por razones hoteleras. El tránsito entre escenarios puede resultar algo obtuso en las horas punta. Seguro que los promotores toman escucha activa de esas cuestiones  (Sí, el tema del canje del vaso también me ha pillado por sorpresa. Aunque sois unos quejicas. Yo pienso usarlo este año hasta para pruebas médicas)

El Kutxa ya es un festival grande (¿demasiado para Igeldo?), lleno de gente joven en las barras y los tickets. Chicos y chicas que a veces parecían los asistentes de las compañías aéreas cuando se suspenden 15 vuelos de golpe, tragando todas las quejas de los espectadores con variable estoicismo y sin tener galones para responder, gestionar o mandar a tomar por culo.

Nuestro pequeño juguete montañero ya tiene hechuras de BBK en muchos sentidos. Y diferencias: Con una columna vertebral correctamente asentada en los grupos que el banco ha subvencionado este año (la selección fue maravillosa), los vascos han salvado en buena parte el papelón: Berri Txarrak el viernes y Belako el sábado pueden colgarse esas medallas tranquilamente. Una base ideal que tiene equilibrios si se mantiene el año que viene. No hay tanta madera en la serrería de la popularidad local. Aún y todo, chapeau por la apuesta. Y la respuesta.

Sobre el resto hay cosas que no atienden a razones populares (Bloc Party) y otras piruetas que el festival siempre se ha permitido tomar (Cat Power y su capítulo de “Control de aduanas”). Hay baños de masas (Corizonas), guiños viejunos (El Inquilino Comunista) y aplausos a rabiar (Young Fathers). Hay delicatessen (Aries y Borrokan). Hay elegancia mañanera (Petit Pop). Y a veces toca ese grupo que te encanta, y otras te encanta un descubrimiento (en mi caso, Músculo!). Y también hay cosas que vienen bien para ir a cenar o desperdigarse socialmente, que para eso es un festi de verano.

“No estoy de acuerdo con lo que dices”, dirá algún lector. Y eso, amigos, hace más donostiarra aún al Kutxa Kultur. Un “embolao” gigante que esperemos tome apunte de sus aciertos y derrapes para seguir creciendo de manera ordenada y feliz.