Para no molestar

En este post, como en las últimas de “El Jueves“, hay un titular pero podía haber muchos más: El “Como (no) hemos cambiado” de los papeles de hoy, “La Ketchup”,… Y todos sería acertados.

Porque Soledad Gimenez, la ex de Presuntos Implicados, tiene un esquema compositivo muy fijo. Mezcla mucho jazz, pop, soul (a su lado, Duffy es Billie Holiday), algo de latinismos brasileños. Pero todo es tan extremadamente suavecito y contenido que se hace difícil apuntar algún matiz.

Explicaba Manoukian cómo en los discos actuales había un recorte de rango dinámico que hacía que todo sonara mas plano.

Pues bien, el técnico de sonido de la valenciana  puede atribuirse el honor de ser la primera persona en el mundo que es capaz de trasladar esa forma de trabajo a un concierto en un teatro. Daba igual que el melenas se hiciera un punteo distosionado, o que el bajista le diera al slap como si jugara a las maquinitas de Olimpiadas de los 90.

Nada que objetar a los músicos, impolutos ellos en el toque. Pero Todo quedaba engullido en esa zona media sonora, sin sobresaltos ni compositivos ni sonoros. Como el ketchup, que ya puedes echárselo a un plato rápido que a una comida de Arzak que todo lo homogenea.

Sobre esa línea recta Giménez cantó y habló y habló y rió al comienzo de las canciones comiéndose estrofas. Le disculparemos su charlatanería porque a la frialdad habitual de los donostiarras se unió una entrada realmente pobre, de unas 200 personas. A eso quítenle los 20 de su oficina de promoción y los 40 (mínimo) que fueron con invitaciones y les queda un buen ejemplo de música perfecta simplemente caduca.

Leer másPara no molestar

Eutanasia Blues

Acaba de pisar la ciudad Springsteen (59 años), y se casca un concierto de tres horas. El chavalín Tom Waits (otros tantos) sigue mostrándo su particular y enérgica visión del mundo.

Los Rolling Stones (Keith Richards 65 tacos) siguen dando giras y saltitos sobre las tablas como usted y yo viajes en bus de línea.

Entonces…¿Por qué Jonnhy Winter, la estrella del blues que ayer inauguró el Jazzaldia en el adaptado Victoria Eugenia Skoda, se escapa de estas definiciones?

Dado que nuestra hospitalidad con los astros sólo entiende de lujos enplatados, puede que Winter no haya visitado Akelarres ni Arzakes, y que por eso el chato anda tan tan tan fastidiado.

Otra razón por la que no se haya pasado por semejantes templos puede ser que el empuje vital de esta gira es la bancarrota económica en la que entró a finales del 2006. O que la enfermedad nerviosa que le apaleó en 2001 y le impidió mover la mano derecha hace que sólo tome sopas con pajita.

Leer másEutanasia Blues