Songs for the Young at Heart

Dave Boulder y Stuart Staples, ambos en Tindersticks, montaron en su día (para nosotros, febrero de 2007) este proyecto de canciones infantiles, historietas y nanas.

Y como son gente guay, pues invitaron a una lista de artistacos de alucinar: Stuart Murdoch, Bonnie Prince Billy, Kurt Wagner, Robert Foster, Jarvis Cocker, la Cerys Matthews de Catatonia…

El resultado es precioso y hará las delicias de quienes, como indica el título del disco, son aún jóvenes de corazón. El CD se puede escuchar en streaming en la web creada a tal efecto.

[Tindersticks estarán actuando en el teatro Victoria Eugenia de Donostia el 10 de Febrero. La promo dice que interpretarán canciones de este disco. Veremos…]

¡Bien por el cambio!

ANTÒNIA FONT COMPLETA EL PROGRAMA DOBLE CON EMILY JANE WHITE

El grupo The Swell Season no podrá acompañar a Emily Jane White en el concierto del 14 de noviembre en el Teatro Victoria Eugenia. En su lugar, estará Antònia Font.

El quinteto mallorquín Antònia Font es el grupo de pop cantado en catalán más exitoso del momento. Saltaron más allá de las islas con sus discos Taxi (2002) y Batiscafo Katiuscas (2006) y han alcanzado la excelencia musical con Coser i cantar, su última grabación, en la que repasan algunas de sus mejores composiciones con el apoyo de una orquesta sinfónica.

Pop literario, con un toque de ingenuidad y surrealismo, el que practican Antònia Font. Joan Miquel Oliver (guitarra), Pau Debon (voz), Pere Manel Debon (batería), Joan Roca (bajo), Jaume Manresa (teclados).

Web de Antònia Font:http://www.antoniafontoficial.com/

Mikel Erentxun. Victoria Eugenia. 31/Enero/2008

Ayer asistí a la primera de las veladas que Mikel Erentxun va a ofrecer en el Teatro Victoria Eugenia de Donostia. Espacio al que sólo les faltaron algunos invitados para rozar el lleno en este primer día, estando los dos siguientes (hoy viernes y mañana sábado) a reventar.

Ambiente familiar, mucha cara amiga y compañera de fatigas agasajando al artista en esta cita multimedia que nos ofrecerá en el futuro CD y película de corte “documental musical de autor“. El jueves a la noche no vimos cámaras, pero el autor nos recordó un par de veces que ya le había dado al rec sónico tras el primer guitarrrazo.

Bueno, por partes, que guitarras hubo como si aquello fuera una subasta de Ebay. Muchas de caja, todas preciosas, todas lustrosas, varias que tan sólo se diferenciaban por el color de su cromado. Pero guitarrazos, los que se dice hacer vibrar la cuerda, los justos.

Y eso que los socios de Erentxun (con el comentario de sus pintas Patata batiría el record mundial de toques de balón) son de aúpa. Una banda, ya por disposición escénica (menuda fiesta de Vox y Twin reverbs) como por experiencia y enfoque, podría ser lo más cercano a Wilco o Catpower que se pueda montar por estas tierras y a la que le pesó, quizás por nervios, su actitud profesional frente a la expresividad musiquera.

Leer másMikel Erentxun. Victoria Eugenia. 31/Enero/2008

El rock de Estadio

“Hasta entrados los años ochenta, los grandes grupos montaban giras elefantiásicas que a veces no resultaban rentables, pero este déficit se compensaba con el efecto promocional que tenían sobre las ventas de su último disco. Sin disco no había gira y un nuevo disco implicaba sacarlo a pasear por el mundo.

Esto ha cambiado y sabemos por qué. El intercambio de archivos ha hecho disminuir las ventas de discos, de manera que las giras deben ser rentables en sí mismas. ¿Cómo de rentables? Aquí entramos en el quid del tema. Esa rentabilidad ¿debe ser suficiente como para que el artista en cuestión pueda tirarse unos cuantos meses o incluso años viviendo de las rentas?

 

Aparentemente, de eso se trata. La inmensa mayoría de los artistas que cobran estas cifras son gentes de las que no tenemos noticia durante eones y de repente aparecen como caídos del cielo, nos abruman con su mitología y su música y vuelven a desaparecer hasta nueva orden. No sé, parece una actitud algo pirata, donde las armas de asalto son el estupor admirativo que provocan y la presión mediático-social que generan”.

José Manuel Costa, en su blog Vía Límite

PD: Al hilo de este tema, que Mikel Erentxun llene no 2 sino 3 veces el Teatro Victoria Eugenia…¿Es un éxito o un fracaso? ¿Es mejor llenar 5 veces una cosa pequeña o 1 vez una grande, aunque esta última fuera el espacio natural en el que debería organizarse el acto?¿El lugar elegido anima a la asistencia?¿Cuantas de esas gentes irían al antes habitual Polideportivo de Anoeta a ver el concierto?¿Debe el espectáculo adecuarse al lugar o viceversa?¿Cuanto influye la centralización del espacio escénico?