Grand Archives + Centromatic. 13 junio 2008. Bowery Ballroom. New York

Entrada Bowery Ballroom 2

 

Como si hubiera tenido que secuestrar a 4 guitarristas mexicanos en mi habitación que por mis bemoles veía un concierto en NY.

Aunque Tremolina B&P me mate cuando lea estas líneas, tuve que ceder a mis pretensiones iniciales de ir al New York City Pop Festival . Créanme que me dio verdadera rabia, pero los tickets para el primer día (¡love is all!) estaban finitos, y los del viernes había que cogerlos en el coqueto bar del concierto.

Esa es otra. Vaya bares los de Ludlow Street. Pequeñitos, acogedores, todos con algo atractivo. Nosotros pasábamos por Pianos http://www.pianosnyc.com/ y otro que creo se llamaba Lounge Bar.

Y en cada uno de ellos había cada día 4 actuaciones normalmente gratuitas (en las que pasaban un balde donde podías echar pasta para los grupos), varias sesiones tranquilitas de DJ de tarde noche y pelis interesantes como el Control de los Joy Division. Un martes cualquiera.

Luego que me vengan con fiestas de que con 600000 euros “se pone a la ciudad en el mapa de las capitales culturales de Europa con el concierto de X”. Pamplinas. Eso, lo de NY, es cultura. Con mayúsculas. Subrayado. Y en negrita. Ahora, con el regreso de los 80 a la moda textil, también pueden hacer un neón de ello o una camiseta flúor.

Así que ante la duda de poder conseguir tickets, nos decantamos por asistir al acto musical de Centromatic y Grand Archives en el clásico Bowery Ballroom

 

Uno siempre se emociona un poquito cuando entra en una sala de la que tanto ha oído hablar. Y un poquito más cuando ve que es tiene dos pisos, el de abajo bar potente y el de arriba una especie de teatro perfectamente montado, entre viejo y añejo, sin asientos de unas 300 personas de aforo . Sí, me faltó comprar la camiseta del lugar.

De los 4 conciertos previsto de la noche (¡a 15 dolares la entrada!) nos saltamos el primero y llegamos al arranque del segundo, a cargo de los The M´s de Chicago.

Ni fu ni fa, algunos temas preciosos y otros bastante aburridos por más que fueran poperos y seudo hippies.

Envidiable también el sencillo funcionamiento de la producción local. Una hora para cada grupo. 45 minutos de concierto y 15 para cambiar cosas de la batería y probar líneas y volúmenes en el primer tema tocado. Y a correr. Todos puntuales. Seas del barrio o hayas sacado 19 discos. Claro que en botones y cuerdas hay nivelón como para hacer eso.

 

BOF3

El primer grupo relevante (que acabó siéndolo más aún) de la noche eran los Grand Archives. La banda de la mitad saliente de Band Of Horses nos había dejado bastante tíbios en CD, pero demostraron que los norteamericanos son de otra pasta cuando toca defender los temas en directo. ¡Que maravilla de evento!

Canciones simples y de progresiones suaves que explotaban en los preciosos juegos de voces del teclista y su guitarra española chikilicuatrera (la ves en una basura y ni la coges) y en ese aire de zumbado despistado que maneja por Matt Brooke.

Hasta cuatro laringes se pudieron escuchar en unos temas que pueden ser country pop o folk campestre, siguiendo la tónica de “canciones que no parecen nada del otro mundo pero uno no puede dejar de escuchar” que tan buenos resultados le dio en el pasado.

A día de hoy, Matt y sus colegas se ha llevado lo mejor de Band Of Horses y se han ganado un par de fans de sus actos para forever and ever. A la salida nos lo encontramos charlando con unos colegas, pero nos dio un reparo cansino saludarle. Lo hubiera hecho encantado con mi inglés de Muzzy.

bof4

Tras ellos tocaron Centromatic, pero nuestras piernas y mentes no daban más de sí. La versión ruidosa de la mente de Will Johnson nos gustó unas veces y pasó de largo por nuestros oídos un par de veces más.

Anunciando otro disco nuevo a la venta y bromeando sobre su reciente y en apariencia problemático paso por la frontera canadiense (“a todo lo que nos preguntaban respondíamos…errr…bueno…a veces”), la banda que acompañaba a Will no era nada del otro mundo. Tan sólo el batería merecía mención expresa. El resto, acompañantes de una foto y poco más.

Menos mal que nos quedaba la voz del protagonista, una maravilla del politono, personal y sentida. A esas horas de la noche hubiéramos disfrutado más de su versión South San Gabriel, tan pacífica y bella ella. Quizás es que seguíamos encantados por el canto de luna de Grand Archives.

9 comentarios en “Grand Archives + Centromatic. 13 junio 2008. Bowery Ballroom. New York

  1. pants yell!, the pains of being pure at heart, love is all, tullycraft, cats on fire, the orchids… como para perdonarte el habértelo perdido. yo estoy en ny y no voy allí y ya no levanto cabeza en el resto de mi vida.

    con grand archives en disco me pasa un poco lo ue dices, que sí, pero no (tanto).

  2. Lo sé, Manolo, Lo sé. Lo sé, Manolo, Lo sé. Lo sé, Manolo, Lo sé. Lo sé, Manolo, Lo sé. Lo sé, Manolo, Lo sé. Lo sé, Manolo, Lo sé. Lo sé, Manolo, Lo sé.

    Pero nos enteramos tarde y el sitio era como la cafetería que hay bajo tu casa de grande. No tenía muchas esperanzas de poder entrar (los abonos estaban acabados) y había que decidirse. Arriesgarse hubiera implicado no ver quizás ningún concierto.¡Y eso sí que no!

  3. Jon, no recuerdo si eran los mismos. Yo juraría que no, pero a saber. Mi memoria es especialmente rauda en olvidar cosas.

  4. jo, pues ya tiene que haber oferta en ny para que ese festival sea en un sitio así. ¡y volverse de esa ciudad din concierto sí que tiene que ser delito!

    yo estando en berlín me fui a ver a peter bjron and john, sin conocerlos, por lo mismo. el día siguiente era casiotone for the painfully alone, que me habría interesado mucho más, pero ya tenía el billete de vuelta para esa tarde.

Los comentarios están cerrados.