Jordi Llopart en el puerto de Leith

 leith

Domingo tranquilo. Para mi y los cientos de miles de borrachos locales que ayer reventaban todos los pubs. Madre mia, si Salou parece un pueblito de montana. Sobre todo por el viento. Ayer -8 grados mas o menos. Ni saltando te quitabas el frio

Curiosidad: en la zona centro hay 2 personas trabajando por la noche en la parada de taxis. Te ayudan y te abren la puerta, y supongo que median si hay alguna opinion encontrada.

Hoy hice una excursion a pie en espanol, algo no muy sencillo por estos lares en estas fechas. Las visitas oficiales, por ejemplo, paran entre octubre y abril. Y el resto de companias que ofrecen viajes y paseos te cantan todo en escoces y te dan una hojita en castellano.

Como en Berlin me gusto, pues repeti experiencia, y estuvo muy bien. Una par de horas arriba y abajo conociendo historias. Ademas, me permitio descubrir que mis habituales usos de tigre social no entienden de paises.

Leer másJordi Llopart en el puerto de Leith

Levitando. Veo putas y borrachos

Me ha vuelto a pasar. Es la segunda vez. Hace (con perdon linguistico) anos que no me pasaba. Y me he sentido igual de bien mal.

Es vergonzoso, pero es por causas disfrutables. Estando en el Elephant Bar, al ladito del enesimo Scottish Museum, he tenido que irme sin acabar mi consumicion, muerto de la risa por culpa de un libro de Woody Allen. Pero a lagrima viva. Lo juro.

La pena es que al lado habia una pareja y la chica era espanola y como se reian pues igual pensaban que era de su conversacion. Para nada. Una historia sobre levitaciones ha tenido la culpa del ataque de risa.

Ayer a la noche, solito en el Bennets, viendo un partido de rugby, me dio por inventar una historia, pero lo deje de lado al final. A Gunness que no se caliente jamas andaba vagabundeando mentalmente, pero al final, topandome con Inig,o un asturiano que curraba en otro bar para sacarse unas pelillas y sacar fotos de la gente, me anime y la olvide.

Empezaba por «Putas y borrachos, putas y borrachos, gritaba al viento mientras abandonaba el bar. Lejos de la mugre y los claroscuros de los 70, la cosa no habia cambiado tanto. La corista del teatro de al lado se habia dejado las pestanas postizas puestas para impresionar a su imbecil. Habria que esperar hasta la paga extra para ponerse las tetas y que el drogota que hablaba el lenguaje de los delfines con sus colegas no le dejara por otra«. Creo que hice bien en dejarlo correr.

Leer másLevitando. Veo putas y borrachos

I’m from San Sebastian

Desdecimos a Proberto, que afirmaba segun el libro de las lamentaciones que tocaria descansar al septimo dia. Yo no llego a tanto. Van 48 horas en la capital, y ya tengo las piernas como El platanito tras cruzar el Estrecho 3 veces. O Peor.

Siempre llego a una ciudad pensando en que voy a leer y mirar por la ventana e inspirarme para hacer un disco triple, aun no se si de freno de coche o puramente sonoro. Ahora estoy en un ciber Buchenwald, de esos de 300 ordenadores seguidos rollo super intimo total.

Anoche, que aqui es a partir de las 4 de la tarde, me di varios paseos buscando garitos donde hubiera musica en vivo. Encontre uno tan rarito que ni los dependientes ultrafelices del Fridays (cadena de hamburguesas en cadena) conocian.

Se llamaba The Mills y era un sitio realmente alucinante. Una cava (si, manoukian, una cava!) esculpida en la piedra, aprovechando un viejo edificio. Lo montaba la cerveza Miller, que como todas las birras malas monta cosas interesantes. Creo que es una formula proporcional. Si la birra es buena, no hace falta patrocinar nada, no?

  

Leer másI’m from San Sebastian

Edimburgo, que frio tienes, leches

Efectivamente, en Edimburgo hay bastantes conexiones a Internet. Hasta en mi Guest House hay una, pero tampoco es plan no salir de la casa, no?

Llegada correcta ayer, con Air Orfidal, un primer vuelo a Londres delicioso y uno segundo a Edimburgo en el que se podian batir claras de huevo a punto de nieve sin mover una pestana. Llegada a la casa, gerentes simpaticos y a ver el Scotland-Argentina en la tele de un pub.

Los escoceses son como los de la Real, que el futbol lo toman como escusa para echar unas pintas. Nosotros nos tomamos unas Guiness deliciosas mientras intentabamos traducir lo que pedian los locales. Nosotros ibamos con la banderita lacunza sobre la cabeza, hablando como a ninos, todo please, one, thank you y guiness.

Leer másEdimburgo, que frio tienes, leches

Grand Archives + Centromatic. 13 junio 2008. Bowery Ballroom. New York

Entrada Bowery Ballroom 2

 

Como si hubiera tenido que secuestrar a 4 guitarristas mexicanos en mi habitación que por mis bemoles veía un concierto en NY.

Aunque Tremolina B&P me mate cuando lea estas líneas, tuve que ceder a mis pretensiones iniciales de ir al New York City Pop Festival . Créanme que me dio verdadera rabia, pero los tickets para el primer día (¡love is all!) estaban finitos, y los del viernes había que cogerlos en el coqueto bar del concierto.

Esa es otra. Vaya bares los de Ludlow Street. Pequeñitos, acogedores, todos con algo atractivo. Nosotros pasábamos por Pianos http://www.pianosnyc.com/ y otro que creo se llamaba Lounge Bar.

Y en cada uno de ellos había cada día 4 actuaciones normalmente gratuitas (en las que pasaban un balde donde podías echar pasta para los grupos), varias sesiones tranquilitas de DJ de tarde noche y pelis interesantes como el Control de los Joy Division. Un martes cualquiera.

Luego que me vengan con fiestas de que con 600000 euros “se pone a la ciudad en el mapa de las capitales culturales de Europa con el concierto de X”. Pamplinas. Eso, lo de NY, es cultura. Con mayúsculas. Subrayado. Y en negrita. Ahora, con el regreso de los 80 a la moda textil, también pueden hacer un neón de ello o una camiseta flúor.

Así que ante la duda de poder conseguir tickets, nos decantamos por asistir al acto musical de Centromatic y Grand Archives en el clásico Bowery Ballroom

 

Leer másGrand Archives + Centromatic. 13 junio 2008. Bowery Ballroom. New York