Jordi Llopart en el puerto de Leith

 leith

Domingo tranquilo. Para mi y los cientos de miles de borrachos locales que ayer reventaban todos los pubs. Madre mia, si Salou parece un pueblito de montana. Sobre todo por el viento. Ayer -8 grados mas o menos. Ni saltando te quitabas el frio

Curiosidad: en la zona centro hay 2 personas trabajando por la noche en la parada de taxis. Te ayudan y te abren la puerta, y supongo que median si hay alguna opinion encontrada.

Hoy hice una excursion a pie en espanol, algo no muy sencillo por estos lares en estas fechas. Las visitas oficiales, por ejemplo, paran entre octubre y abril. Y el resto de companias que ofrecen viajes y paseos te cantan todo en escoces y te dan una hojita en castellano.

Como en Berlin me gusto, pues repeti experiencia, y estuvo muy bien. Una par de horas arriba y abajo conociendo historias. Ademas, me permitio descubrir que mis habituales usos de tigre social no entienden de paises.

Asistiamos varios grupos y dos personas solas: yo y una chica de Madrid. En una parte del paseo, pensando en charlar un rato en castellano, le miro y le digo «que, hace frio en este pueblo eh?«. La chica resopla y afirma con la cabeza. Es lo ultimo que supe de ella. Y que vi de ella. Durante el resto de la travesia andaba a una distancia que ni Mick Dandee la alcanzaba con su lata de guisantes. Definitivamente, hay algo diferente en mi peinado escoces.

El idioma tampoco es problema para este tiburon social. Ayer noche estuve en un concierto en un pub que era una especie de gaztetxe en el que tocaban 3 grupos locales a cada cual mas deplorable. Saliendo de alli cai en otro pub lujoso de la Royal Mile donde un tio elevaba a los altares la imagen de entertainer. Impresionantes sus versiones, sobre todo el ABC de los Jackson y el Last Nite de los Strokes, en los que no se echaba en falta ningun instrumento.

Los dias me permiten adaptarme y empezar a entender la jerga local. Tras ese concierto, por ejemplo, me acerque al chico, empujado por los calores oscuros de la cerveza irlandesa, y le dije que todo muy bien, que muy chulo, que me habia gustado. Y el me dijo que «muchas gracias tio, la verdad es que es un placer este tipo de cosas, que acabes de tocar en un pub de borrachos y la gente venga y te de animos. Me has caido bien, quieres ir a tomar algo?». Bueno, eso os lo pongo traducido, porque el tio lo concentro todo en una frase de uso comun por aqui: «aye«.

A la tarde me decidi a visitar el puerto de Leith. en el camino, largo, descubri que los ingleses son muy deportistas. No paran de ver deportes en los bares, de Rugby a Football pasando por boxeo. Y ademas de verlo, lo practican espontaneamente, lo cual es altamente contagioso si viajas en solitario. Hoy mismo he visto a dos chicos saliendo de una tienda de comestibles y, de repente, uno de le decia al otro, «run, run» y corrian como balas calle abajo sin mirar atras.

Ese hecho ha marcado el resto del camino, dado que me ha dado por practicar el viejo estilo de Jordi Llopart con extrema elegancia. La amplia mayoria de jueces olimpicos darian el visto bueno a mi raudo andar. El resto se nacionalizaria norteamericano y correria a comprar un arma para matar bisontes y practicar sobre mi persona.

La practica deportiva me ha dejado bastante cansado. Iba a ir a otro concierto hoy, pero manana me piro a Glasgow. Y el concierto es de Figure 5 (pogo mod?) , y no Primary 5 (pop) como lei en principio. Cenare algo por aqui cerca e igual me hago otro tour en castellano sobre fantasmas y espiritus. Creo que va de eso, aunque lo de spirits igual lo decian porque al final del trayecto habia una pinta de regalo. Jo, ni castellano entiendo ya.

2 comentarios en “Jordi Llopart en el puerto de Leith

Los comentarios están cerrados.