“Auto”, uno entre un millón.

No nos engañemos. ¿Una película sobre el indie?¿El supuesto estilo musical más endogámico del mundo? ¡Joder, que había un movimiento que se llamaba “mirarse a los pies”! El previo en el Trueba´s Corner no invitaba al optimismo. O invitaba al escepticismo, mejor dicho. ¿”Auto”, una obra en la que salen Amaral y Julio Ruiz y Pucho?¿Sobre la autoproducción? Joder, qué miedo.

Olviden lo dicho. Es una obra magna.

“Auto” trata del salto que varios afamados cantores del indie patrio dieron hacia el juanpalomismo. Dejando de lado el fondo ideológico de ese brinco, el cual trataremos en otro post, el celuloide que brillará también en su pase televisivo gira sobre dos pivotes: uno visible, el sello Marxophone y allegados, y otro menos presente, el genial Charlie Bautista. Así, Vetusta Morla, Nacho Vegas, Fernando Alfaro o Jero Romero opinan sobre lo que les empujó a lanzarse a esta edición casera y autogestionada, en la que no desentonaría ni por verbo ni por relevancia Bidehuts, claro. Pero hablamos del indie.

La obra tienen momentos gloriosos: La aportación de nuestro “Bono U2” particular, Juan Aguirre (Amaral), que suma otra frase a nuestro top. El descubrimiento de la sinceridad atroz y divertida de Santi Campos. El tono casero y hogareño del guión – que no de la imagen-. El detalle Verkami de Jero con los fans. Y, sobre todo, los 80 segundos del cruce de opiniones entre Nacho Vegas y Limbo Starr. Educados, pero no callados, en un divorcio que en su día no manchó muchas pantallas.

Es de agradecer el justo respeto que se le muestra a Vetusta Morla, quienes más lejos llegaron en esto de autoeditarse. Te puede gustar más o menos lo que hacen, pero lo logrado es irrepetible. Son los Artic Monkeys del Myspace. La plataforma ideal , por respuesta, en la defensa de la autoproducción.

Esperemos que, si todo va según lo previsto, la película se distribuya a nivel nacional y cuente con parada elegante en la capital del reino. Y si es con una merecida mención especial en el primer certamen Dock Of The Bay, mejor que mejor. Porque celuloides sobre el indie podrá haber mil. Pero como este, uno entre un millón

2 comentarios en ““Auto”, uno entre un millón.

Los comentarios están cerrados.