Leah Senior: la belleza del miércoles


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Giorgio Bassmatti (@giorgio_bassmaclick) el

Menuda vida loca la del 2019. Un no parar. Virtual, digo. Enfados mayúsculos todos los días, cosas que hay que ver para estar al tanto de la actualidad, urgencias, mosqueos, broncas, hilos, virales. El cielo o la tumba. Mayúsculo u horrible. El mejor evento de mi vida o una bazofia inmunda. Todo es sábado noche, arriba, arriba, camisa, colonia. O lunes a primera hora, dejadme en paz.

Por eso se agradecen los miércoles. Por eso hay que defenderlos. Es nuestro espacio natural, real, el día en mitad de la semana en la que puede tranquilamente no pasar nada. Debe no pasar nada. Por eso son dignos de aplauso. Y máxime en el Dabadaba. Sobre todo cuando se viste con sillas y aquello alcanza la confianza del microteatro. Sobre el escenario una cantante, a veces con 12 cuerdas de compañía. Leah Senior, desde Australia. En perfecto inglés australiano – bromearía sobre eso en la velada-. Tocando temas folk. De miércoles.

Una cantante agradecida, dicharachera (pero sin pasarse) entre temas. Amante de las formas clásicas, las calmadas y arpegiadas, esas que te tienen 50 minutos en una cocina con una guitarra y tomando café para parir canciones . Hija, nieta, seguidora davidiana de Jackson C Frank – a quién homenajea- o las Ladies of the Canyon. Creadora que azuza las lágrimas en su ataque a la versión de Big Star. Folkie de vieja escuela, preciosista y brillante en ocasiones sin necesitar serlo siempre, defensora de los aciertos por los que no pasan los años y autora con el gusto, gustazo, de tocar 35-40 minutos y pirarse. Como tiene que ser, hostia, pesados.

Por todo eso y más arranca el jueves soleado aunque llueva, paseante entre coches, despierto y vivo. Calmado y observador. “bonito”, porque ese también es un adjetivo pleno. Inspirador en su normalidad. Sin maquillar. Fin del tecleo. Venga, vamos a pegarnos ya ahí fuera.

Marc Ribot´s Ceramic Dogs: Buenavixta Social Club

Buenavixta Social Club

Decidió la UNESCO hace ya unos años que el 30 de abril sería el Día Internacional Del Jazz, celebración cuya reunión central va correteando por el mapa cada año (en 2019 en Sydney, este año en San Petesburgo) y que tuvo una excelsa celebración en nuestra pequeña ciudad de veraneos jazzys. Nada menos que Marc Ribot y sus Ceramic Dogs. Y en el Club del Victoria Eugenia, ahí es nada. Lo más cerca que voy a estar jamás de una fiesta de un oligarca ruso, al menos en cuestión de inmediación y calidad.

La fiesta contó con la presentación de Miguél Martín, el cónsul de esta rama musical en Donostia, que presentó a Ribot como el Byerley Turk del jazz, el Darley Arabian de la improvisación y el Godolphin Arabian de la creatividad. Uno de los puntos centrales del árbol genealógico de los pura sangres que, en la cita guipuzcoana, volvió a mostrarse excelso sin poder explicar muy bien porqué.

Quien explicó bastante bien su primera visita a nuestra urbe fue el propio Ribot, que con esa pinta de profesor desordenado recordó cómo un vendaval de viento y agua tumbó su actuación en un Jazzaldia. Por lo que, siendo exactos, esta debía ser su primera visita cerámica a nuestra ciudad. Es un poco lo que les pasa a sus seguidores, que siempre asisten al primer concierto de Ribot. O ese es el poso de emoción que deja el jodido, quien con 63 años se ha puesto  la chupa de cuero y se has cascado su “Oda para Mogambo Trintxerpe” o la “Sinfonía para casa ocupada Buenavixta”.

YRU Still Here?” es un disco macarra, mucho más que lo escuchado en su concierto. Es un CD cabreado, agreste, de líricas atacantes contra muchas cosas que le/nos disgustan. Claro que, en este caso también, lo recogido en ese álbum no es mas que un episodio en la vida de una banda. Un recorrido que varía, cambia, muta y se enriquece a cada evento, siempre con espacios para la improvisación y la metamorfosis, el cambio de énfasis y la incrustación de nuevos ímpetus. Siendo capaz de flipar a eruditos y recién llegados por igual.

Y no es divinización, no. Es simplemente caer rendido ante lo escuchado, sentirse atrapado por los sonidos, maravillado por los hilos secretos de la creatividad musical. La abundancia de compositores locales en el evento, atentos a las energías porque los golpeos quizás no importen tanto, tomó buena nota sin saberlo. Pronto en sus canciones, rockeras, folk o instrumentales, brotará alguna idea de las escuchadas o una mutación de las mismas. Y esa es la magia de la música, se toque ante 3 personas o en 30 estadios. Menos mal que no pasó nada en la Sala Club, porque sino buena parte de los conciertos vascos de los próximos 20 años se iban a celebrar con hologramas sobre el escenario.

Sería casi baldío explicarles que los Ceramic tocaron esta canción o esta otra, porque mañana será distinta en parte o en su totalidad. Pero será igual de subyugante, idéntica en su atracción, maravillosa en su libertad. Gozosa hasta la elevación. Algo fallera en la percusión, vale. Pero es maravilloso ver a Marc Ribot en cualquiera de sus formaciones. Demuestra, desde esa aparente informalidad, que la genialidad no se encuentra en la recreación sino en la libertad.

Morau: Egunsentiak alperrentzat

Gaur egun berezia izan da. Euskararen Egunaren ekitaldien barruan Morau abesti egileak bere melodia berriak aurkeztu ditu Donostian. Leku nahiko berezian eta, nork daki, aproposean, Medikuntza eta Erizain Unibertsitatean. Aurre-estreinaldia izan da, ez da ezer ofiziala. Baina berdin du: Alzheimerra zuen bere amaren goizeko paseoak (horrela azaldu du egileak : “Abesti hauek ez dira gaixotasunari buruz, paseoei buruz dira”) musikatzea beti da zerbait (oso) berezia.

Sare sozialetan bere argazkiak ezagutzen genituen, “Egunsentiak alperrentzat” izenburuarekin (diskoak izen berdina izango du). Gurasoak – plurala, bai- gaixo daudenean ez duzu ez gogo ezta denbora asko gitarra hartzeko. Eta nolabait barruko mina ateratzeko, purgatzeko, edo arintzeko letrak eta akordeak egitea formula ona dirudi. Ez da gai makala. Baina Morauk hartu duen bidea erabat eredugarria da. Klaro, hori egiteko ere Morau izan behar zera.

Zaila da azaltzea nolako abestiak dira berri hauek. Egileen ohiko egituratik ez daude urrun, baina hau ez da herriko tabernaria, ezta autobus gidaria edo arrantzalea. Hau loreak arratsalde berdinean hiru aldiz ureztatu zituen etxeko baten abestiak dira.

Uste dut Morauk saiatu dela gela argitzen, kanpoko argia barrura ekartzen. Eguneroko dramaren kuriositate txikiak historia globalak egiten (“Irakurgaiak”, “Maleta” eta “Mina” izan dira gaurko politenak), egoeraren berezitasunak gertutasunarekin azaltzen, umorea pixkat hoztuz, famili maitasuna fonema askotan azalduz. Dena ezohiko normaltasunarekin.

Emanaldiak beste puntu oso berezia du: Testuingurua oso ondo kokatzen dituzten Morauren azalpenak. Abesti aurkezpenak baino urrunago doazen hitzak, eta beharrezkoak diren komentarioak obra zentzu osoan ulertzeko. Argi dago hau ez dela abesti sorta normala. Baina bere eskuetan, bere hitzetan, obra oso berezia suertatzen da.

Rafa Rueda y el cristal con el que se mira

De Rafa Rueda me gustan hasta los andares. Es uno de los mejores exponentes del pop americano (sea power, sea tranquilo, siempre melódico) que hay en euskadi, en un podio que podría estar bien compartido con Bide Ertzean y Balerdi Balerdi, por ponerle tres patas al podio. Cuando ha echado un traste en otros proyectos los ha llenado de vida y luz, caso de Mikel Urdangarin o Lou Topet. Así que había ganas de escuchar en vivo “Hiri Kristalezkoa”, su nuevo álbum en solitario.

Un trabajo que supone un salto adelante en muchas cosas (temática, canciones, sonidos, trabajar con un productor que le pega al baile o lo digital) y que desea, de alguna manera, enseñar más colores del prisma del de Mungia.

La cosa se estrenaba en Donostia este fin de semana en la bella cava del Victoria Eugenia, el bien llamado Club. Un txoko cercano y coqueto, alejado del mundanal ruido. Un emplazamiento ideal para estas nuevas canciones de sonoridad quizás algo más sintética y un escenario ligeramente más complejo cuando la batería se suelta y las cuerdas suenas recias.

Rafa y los suyos inclinaron la balanza hacia lo analógico (Jaime Nieto al bajo, Ander Zulaika a la batería y, ojo, los coros) frente a los sintes (Txus Aramburu). No pasa nada, a los conciertos se les pide otra vida. Que además luego hay que engarzar las preciosas nuevas canciones con los antiguos bríos guitarreros. Las viejas tonadas sonaron muy vivas, en un hilado que irá tomando forma con el paso de las fechas para ir brillando en espacios más amplios.

Y luego es que Rueda canta que es un primor. No es el cuarto tenor, pero nadie le pide eso. Es aguerrido en el tono y realiza unas armonías bien atractivas. Con letras creadas por fantabulosos autores vascos. Bien que se explayó sobre las canciones del nuevo disco, las emocionantes canciones sobre la guerra, los temas interpretados en solitario y los paseos a toda máquina con la compañía de su banda.

Divertidos en el fallo ocasional de bailar un traste, la hora y media se pasó en un bis incluyendo un tris (¿O era al revés?). Y nos quedamos esperando la siguiente de las citas con el vizcaíno mientras de fondo suena en formato CD la ciudad de cristal, al ciudad oculta, la ciudad oscura, la ciudad ajena, la ciudad tan bien retratada.

Amateur: Big Band Theory

Siempre hay una belleza innata en lo amateur. Esa frescura, esa vitalidad de aficionado, ese libre corretear por lo que luego el resto catalogaremos en etiquetas, ese vuelo libre. Más allá de verles antes o después, que se ha convertido en norma estos días, lo que nos sigue enamorando son las primeras estrellitas de ese Big Bang aún imperfecto, aún por moldear. Supongo, intuyo, que si a todo este primigenio punto de vista le añades la elegancia y la calidad de llevar 30 años haciendo canciones la cosa rompe moldes, medidores y potenciómetros. ¿Oximorón? Puede. ¿Arrebatadora la fusión de conceptos? Sin duda.

Amateur, la nueva banda de Mikel Aguirre, Jose Luis Lanzagorta y un lesionado Iñaki De Lucas que a punto estuvo de perderse el estreno en vivo, se estrenaron en familia ayer en la sala Kutxa de Tabakalera. Espacio en el que han estado un par de días ensamblando con sus ilustres nuevos socios (Irazoki, Neira, Paúl San Martín) la forma que deben tener las canciones de su “debut” sobre los escenarios. Ayer nos abrieron el portón de su garaje y nos dejaron escuchar algunas de esas composiciones. Nerviosos, ellos y nosotros. Felices, todos.

No habrá spoilers de lo ayer vivido y escuchado. Pero la sensación es que la versión viva de las canciones grabadas es casi mejor. Con unos estribillos arrebatadores, un clasicismo digno de Ridel (gag local viejuno) y, como ya apuntamos al inicio, una sensación de renacimiento con las alas bien abiertas.

Varias de las canciones nos pusieron los pelos de punta. Y una frase y un gesto hicieron caer una lágrima. O dos, vale. Sin querer callar la sensación, hoy pienso que también eran gotas de alegría. La de ver a estos insignes creadores de vuelta, con unas canciones tan emocionantes.