Allo Darlin’ : «Europe»

Doña Elizabeth Morris me cae bien. Los hay que cargan sus melodías con complementarios discursos incendiarios o revolucionarios. Otros, como ella, afirman – ver RDL de este mes- que una de las cosas que quería con sus canciones era gustarle a Robert Foster.

Un espíritu que se transmite en sus conciertos. El del Madrid Popfest de hace un año fue una fiesta pop total. Alegría y sencillez para presentar unas canciones llenas de vitalidad. El bajista extra de Benny Hill y su sonrisa perenne, el Fito más indie, el ukelele más saltarín y contagioso. Resultado: comprar los singles a la venta, todos, sin tener tocadiscos aún.

Llega ahora el segundo disco, el que les trae a Donostia. El que más va a gustar por ahora al ex Go Between. Su sombra es alargada, dado que han ganado en elegancia pop. Ya no todo es brincar –el uke está menos presente-, aunque las sonrisas se mantengan en las escuchas. “Capricornia” es una chulada playera que aguanta las galernas de septiembre de manera pasmosa. El “Europe” que da título al disco, “The Letter” o “Wonderland” son puro Sarah con las mejoras que la vida nos ha traído.

“Some People Say” sigue defendiendo las virtudes del uso de la pequeña guitarrita en sus composiciones, idea potenciada en, cómo no, “Tallulah” – Morris tocó en Tender Trap con Amelia Fletcher-. “Northern Light” presenta un cantar similar al de Betiee Serveert pero con menos distorsión. Y llega el hit, “Still Young”, cuando ya nos estamos yendo del disco. La belleza de la penúltima canción. Con un cierre precioso y tranquilo, “My Sweet Friend”. O sea, yo mismo. Y todos los que fueran a alguno de sus conciertos, de los que se suele salir encantado.

P.D(onostiarra): Hablando de conciertos, atentos al donostiarra, que quizás haya surferas sorpresas

Datos

BMX Bandits : «In Space»

Es un universo particular. Y pequeño. El “niño grande” Duglas T Stewart, ya sin la elegante compañía del autor de “Rimbaud and me”, sigue defendiendo la innegable belleza artistica del juego del cucurucho

Él es así, siempre lo fue. Un anti heroe. Defensor de la pureza y sencillez emocional, como bien demuestra en todas y cada una de sus estrofas. En todas. También en las que ahora presenta en este paseo por el espacio, que el autor presenta de la siguiente manera: “Cada canción, cada flash musical es como una pieza de un puzzle que ayuda a nuestro héroe a descubrir cómo acabó perdido y vagabundeando infinitamente por el espacio, y cual es la visión del amor que él mismo se ha formado.”

Si a eso le añadimos “El protagonista recuerda que sus amigos le reforzaban en la idea de que todo iba a salir bien pero no se siente muy seguro de ello” tenemos la peli “Serious Drugs” – documental casero y cariñoso sobre el autor y su mundo- resumido en 4 patadas y 3 sílabas.

Fue precisamente en la parte final de ese film de Jim Burns cuando descubrimos “Listen To Some Music”, una de las mejores canciones de este “In Space”. Un rayo de esperanza tras el ligeramente inferior debut para Elefant Records. Y hay más rayos, claro: “Fireworks”, por ejemplo. Y más. “And It´s You”. Y más, pero a vuestra cuenta, mascaditos. ¿Nos encanta cuanto más se acerca a su forma tradicional de componer y sonar? Puede. Coño, nunca dijimos que no fuera un tío encantador.

Pero su peterpanismo exacerbado a veces le despista. Hay otras pistas que suenan a soft 70s y a pista supletoria de crucero. Como el 1972 de Josh Rouse, pero grabado con instrumentos de andar por casa. Bueno, no deja de ser parte de su juego. Probar y sonreir de manera ingenua. Porque ahora hay espacio para el soul y funky bailable – bueno, eso- en “Beautiful Time”, “Fucked This Time” o ese “Elegant Love” que seguro chifla a Guille Milkyway. «Like The Morning Sun», por ejemplo, es , como en las películas de Woody Allen, imposible de imaginar sin la presencia principal del autor.

No merece la pena mirar atrás. Mejor fijarnos en que parte del pasado siempre ha estado y estará ahí. La buena, ilusionante, emotiva y costumbrista. La que nos gusta. Hoy y mañana. Y disfrutar de este disco, uno más en la constante búsqueda de la vida por parte de Duglas.

Nada Surf: Iros a Mugaritz

Hagamos un poco de historia. A principios de los 90, antes de que el “grunge” inundara el universo, en los musicalmente atractivos Estados Unidos brotaban con fuerza las “college radios”. Emisoras universitarias plenas de fervor juvenil -y la siempre atenta e inquieta mirada europea- que apoyaban las divergencias guitarrero-melódicas. En ellas surfeaban, junto con excelentes bandas como Pavement o Pixies, los chicos de Nada Surf. Su oferta, la descrita, power pop ejecutado con esa elegancia innata que tienen los norteamericanos.

Buena parte de los asistentes que reventaron la sala Gasteszena en el concierto del pasado miércoles se debieron enganchar en aquella época, porque allí todo el mundo tenía edad como para haber hecho la mili obligatoria. En el fondo me extrañó el llenazo. No me sonaba que NS hubieran musicado ningún anuncio, ni que hubieran sonado en alguna exitosa telenovela rosa de la ABC. Y, sinceramente, estan un puntito por debajo de Fountains Of Wayne.

Sí, tienen temazos de pop power (el orden bailó adrede). Y tocan con un Guided By Voices que, a diferencia de las Rusas Rojas y sus invitados, eleva el nivel de los guitarrazos. Todo ello con melodías gloriosas, juegos y empastes deliciosos. Leido así apetece siempre, eh? Pues bah

La culpa, probablemente, la duración del evento – 2 horas- y la estanca ejecución de un estilo que, ojo, adoro. Sobre el minutaje, decir que yo con 75 minutos habría salido encantado y pegando brincos de Charlot. Pero 120 minutos, por mucho que tengas mil discos, es un peaje muy caro para una autopista tan estrecha. Era como surfear una de esas olas artificales, que giras y brincas pero no te mueves del sitio.

Porque no mentimos en lo del power pop glorioso. Pero también hubo momentos grunge – ejem- y otros melosos -doble ejem-. Así que ya ven, cuando cambiaban, que había que hacerlo, lo hacían para frenar. Resumiendo, tocan de maravilla, las canciones son chulas. Pero mejor si se hubieran hecho un Mugaritz: Dos horas, menos platos, y mucho tiempo para degustarlos con tu compañía preferida.

Ya no temo a las mareas.

Hola Amiguitos! Para hoy, viernes, hemos preparado una lectura ligerita, que ya sabemos que llegáis justitos a este día con todo el trabajo de la semana. Os presentamos…»La Distorsión Cognitiva». Íbamos a hablar de Social Distorsion, pero no pega con el Donostikluba que vamos a analizar. Bueno, a saber, que Sergio anda tóloco para la edición del 2013…

Las distorsiones cognitivas se presenten la mayor parte de las veces en forma de pensamientos automáticos que reúnen las siguientes características:

Son mensajes específicos y discretos.

«Parece Kenny G cuando toca el saxo» (Fanfarlo). Golpear con el zapato el suelo, llevando el ritmo, y cantar los cinco a la vez (Naica)

A menudo parecen taquigrafiados, compuestos por unas pocas y esenciales palabras o una imagen visual breve.

Las pantallas del fondo del escenario de Jareño. Chulísimas. Imágenes de mares y ciudades con Naica y McEnroe.

Los pensamientos automáticos, no importa lo irracionales que sean, casi siempre son creídos.

«Holocausto», el inédito de McEnore. Es un temazo.
Voy a matar a todso el mundo. Tsunami de murmullos.
Tengo un amigo que se va a Paris a una aventura loca. Me encanta. Muy fan.

Se viven como espontáneos; se introducen de golpe en la mente.

Cantar, y ver que el resto también lo hace,

Ya no temo a las mareas que vienen y van,
ahora me tumbo en la arena a verlas pasar.
Ya no temo a las mareas que vienen y van,
ahora me tumbo en tus piernas a verlas bailar.

A menudo se expresan en términos de “habría de, tendría que o debería”.

Desde el cariño, Naica deberían dejar de tocar las últimas dos canciones que interpretaron ayer. O no hacerlo ahí, al final. Sin eso, fue un CONCIERTAZO

Tienden a dramatizar y catastrofizar.

Hay letras de McEnroe que ayer tomaron otro sentido.
«Parece Michael Bolton cuando toca el saxo» (Fanfarlo).
«Oye, Marlon, este tema es calcado a uno de los Brandys» (Fanfarlo).

Son relativamente idiosincráticos; en iguales situaciones pueden generar diferentes emociones y pensamientos.

Que una persona me diga al oído «me encanta Arquitecto» y otra en ese instante mismo me diga «No me gusta nada «Arquitecto» (McEnroe).

Son difíciles de desviar.

Se me olvidó lo que iba a poner aquí

Son aprendidos.

Ir a Donostikluba. Ir a Gasteszena.

Enmarcado en cada marco teórico, las distorsiones cognitivas pueden entenderse como pensamientos disfuncionales, pensamientos negativos automáticos o como creencias irracionales.

El Indie, vamos.

House of Wolves en Madrid: El Perro ululó

Inauguramos las crónicas Whatsapp con la que A.R. (no, no es la de la revista…¿o si?…espera…no) nos manda del concierto de House Of Wolves de Madrid. Todo bien claro, directo y condensado. Perfecto.

  • Me encantó.
  • Muy David Lynch todo… Soleado pero macabro, nostálgico pero esperanzador, destructivo pero optimista, como un bonito sueño que en cualquier momento puede convertirse en pesadilla.
  • Lo peor: poca gente y el pobre ahí al fondo en el escenario de El Perro De La Parte De Atrás.
  • Lo mejor: ’50s’, ‘Acres of Fire’ y ‘There She Goes’.
  • También una antigua llamada ‘Honeybee’!!
  • Atento el sábado. PRECIOSA.
  • http://reyvillalobos.bandcamp.com/track/honeybee