El concierto de FeCoNi de Rentería, con otros ojos

Los del Humilde Fotero del Pánico (foto) y @Unesceptico (letras)

El viernes al anochecer, cuando todavía disfrutamos con la ilusión de que lo imposible es probable, se producen acontecimientos extraños.

Un bar cuya madera ha visto cosas que no creeríais, el hermano de Christopher Moltisanti entra y sale a toda velocidad hacia ninguna parte, un niño juega con una moto de plástico ajeno al lado Simoncelli de la vida, un riff de AC/DC suena como una promesa que nunca se cumplirá, los antipsicóticos no ingeridos como trenes que se alejan, una barba (en ocasiones dos) y una mujer cantan dulcemente en la cubierta de un Prestige que se escora irremisiblemente hacia un sábado cualquiera.

Y a nuestra espalda, acechando y desafiante, un Gimnástic-Guadalajara que nos susurra al oído que somos humanos.