Amenaza de reducción de conciertos en Donostia (1)


[Vamos a publicar en una serie de posts la traducción del artículo «Kontzertuak murrizteko mehatxua Donostian» publicado en la revista Argia hace pocas fechas. No hemos querido añadir nada de nuestra propia cosecha al contenido para mantener el espíritu de Irati Sarasua en el reportaje original. Si tenemos algo que opinar, lo haremos en los comentarios]

Denuncias, horarios pactados, recortes. En los días en los que la ciudad pelea por ser Capital Europea de La Cultura del 2016, los conciertos en los bares de Donostia comienzan a menguar.

El Ayuntamiento ha estado programando hasta ahora actuaciones en El Bukowski, sabiendo que no se cumplía la ley”. Así habla Asier Aizpurua, uno de los responsables del establecimiento de la Calle Egia. Lleva razón. En Le Bukowski se programan -o han programado- conciertos del ciclo Donostikluba, programa gestionado por el Ayto, quien se encarga de la selección y orden/emplazamiento de los conciertos del certamen.

La taberna Le Bukowski lleva 20 años abierta, y es un referente en la música que se oferta en Donostia. Pero ahora la sombra de la prohibición se cierne sobre ella. Aún estando insonorizado, no tiene licencia de Café Teatro y, tal y como indica la ley en la actualidad, esa es una caratcerística obligatoria para poder acoger conciertos.

Aunque el Ayuntamiento no le haya puesto pegas hasta ahora a la hora de montarlos, uno de los “nuevos” vecinos – el edificio se reformó hace no muchos años- les ha denunciado al saber que la ley no se cumple. Aizpurua afirma que “no es cosa del volumen. La semana pasada hicimos una medición y estamos por debajo de los límites”. Aun así, los últimos meses los encargados municipales de medir los niveles se han acercado “mil veces”. La denuncia no ha sido toda una sorpresa.

La gerencia del Le Bukowski piensa que la denuncia es fruto de la falta de adaptación legal. Unas normas envejecidas. Por ejemplo: Se prohíbe colocar más bafles que los que el bar tenga de manera permanente. Es decir, según la ley, el tope no lo pone el nivel de decibelios sino el número de bafles. “Un DJ está dentro de los parámetros legales y puede ofrecer su música mucho más alta que la que se presenta en un concierto acústico, que se salta esas reglas. No es lógico” dice el dueño del bar del barrio de Egia.

LB pasó de ofrecer doce conciertos al mes a presentar solo los 4 enmarcados en el circuito Donostikluba. Al principio, el Ayuntamiento sólo les dio permisos para montar esas cuatro actuaciones. A los dueños ese punto les pareció inadmisible, e informaron al Ayuntamiento de que suspendían toda su programación.

La información agitó un poco las calles y la redes sociales: En Twitter, por ejemplo, hubo muchos mensajes con la etiqueta #freebukowski. El Ayuntamiento, finalmente, cambió de postura. Aunque les han reducido el número de conciertos, los dueños no se muestran completamente desencantados, dado que al final han conseguido llegar a un acuerdo.

[continuará]

3 comentarios en “Amenaza de reducción de conciertos en Donostia (1)

Los comentarios están cerrados.