Autopista del conocimiento

Los vecinos manifestaron asimismo que en las últimas semanas apenas coincidieron con la hija en las escaleras. «Es una persona que nos rehúye. Si coincidías con ella en el ascensor, dejaba que tú subieras primero y luego lo hacía ella sola. Asimismo, cuando le saludabas y le dabas los buenos días, ni siquiera te contestaba. Es una chica muy especial. Y es una persona preparada, no lo creas; si no ha terminado la carretera de Derecho, no le faltará mucho».

Diariovasco.com

Telefónica Vs Daft Punk

Buah, este anuncio de Telefónica que están emitiendo estos días en la tele es un auténtico plagio de este otro vídeo. Este último es un original vídeo amateur (bastante conocido) que rinde homenaje al ya mítico temón “Harder, Better, Faster, Stronger” de Daft Punk, que hizo alguna fan del grupo hace tiempo.

Lo sentimos chica, algún supercreativo con gafas de pasta te ha copiado la idea y seguro que no has recibido nada a cambio. Por cierto, no sólo copian la idea de las manos (ya lo veréis), sino que también se atreven a hacer la música del anuncio con talkbox (o vocoder o como se llame el aparato ese que te hace hablar como un robot) al igual que en el tema de Daft Punk…

la verdad es que es gracioso y patético a la vez.

Vía | Cosasprimo

El terror no tiene forma

El viejo título de película de serie B nos viene pintado y remarcado para hablar de dos exitosas formas de miedo disponibles estos días.

Por una parte estaría “No es país para viejos”, donde Javier “Jackpot!” Bardem hace de ruso cazacabezas cuya idem se ha ido al garete.

La película es lo más parecido que hemos visto nunca a un concierto de Mikel Erentxun, lo cual no se si es demerito para uno o aplauso para el otro: Una preciosa y larga sucesión de planos con una fotografía preciosa y deslumbrante pero con un contenido ciertamente vacuo al que no le afecta que su duración sea de 120 minutos o 130 años.

Mientras nos da pena que sea la falta de galones en los USA la que haya impedido a Bardem ser considerado protagonista principal, decir que su personaje se va diluyendo como la película. Empieza muy potente, muy físico e intimidador, decidido y extremo pero para la zona final ya comienza a ser pelín plano, perdiendo toda la fuerza (y no hablamos de su corte de pelo) mostrada en el arranque.

Es lo que tiene la potencia, que o aumenta o se asimila como normal.

También en el miedo social, pero un terror muchísimo más diario e interno (pocas veces unos títulos de crédito fueron tan acertados), se instalaría la teleserie “Dexter”. Ayer vi el primer capítulo y no pude matar una abeja que me picó 5 veces en el brazo.

Sin ninguna imagen de violencia explícita, sin golpes visibles, juro que hace mucho tiempo que había sufrido tanto miedo cerebral. Buena culpa de ello lo tiene el trabajo absolutamente inconmensurable del ex enterrador Michael C. Hall como Dexter Morgan, personaje plenamente consciente de su ausencia de emociones relacionales,.

La fuerza y el elemento diferenciador del pavor que ofrece se instala en la subordinación de los impulsos asesinos y lo facil que puede resultar esconderlos en la vida diaria, demostrando que el vecino que saca a pasear al perro y nos saluda sonriente puede entregar la tarjeta de despedida a decenas de personas.

Ese hecho, que en una película de Antena 3 un domingo a la tarde se nos muestra tan burdo como irrisorio, es algo realmente aterrador en esta serie, filmada y elaborada con exquisitez y unos diálogos (sobre todo el de la voz en off) que despeinarían a Grace Jones.

Un cambio sutil, precioso y… peligroso

Menuda la que está montando en GB el libro Flat Earth News. Una publicación de Nick Davies que ataca el corazón del Establishment de los medios de comunicación, denunciando las calumnias, mentiras, distorsiones y ejercicios de propaganda que a diario rubrican los periodistas. Más allá de la opinión, el texto se basa en un estudio realizado por el autor para la Universidad de Cardiff

5 grandes diarios han sido los analizados: Times, Telegraph, Guardian, Independent y Daily Mail. Y agárrense que hay curva: el 80% de las noticias que publicaron eran de segunda mano (análisis en el que creo entran las Agencias de Prensa). Tan sólo en el 12% de las nuevas el texto fue refrendado o confirmado (casi diría que elaborado) por el periodista que lo firmaba

El afamado Davies podía haber elegido el camino más sencillo, culpando de los números a sus colegas recién llegados, esos pobres becarios. Pero la cosa ha ido, con razón, hacia los pisos superiores: Rupert Murdoch, News Corporation, Fleet Street. Afirma que en los últimos 20 años el número de páginas que debe elaborar cada periodista se ha triplicado.

Han cambiado los rectores de las empresas, ya no son viejos patriarcas sino grandes corporaciones cuya labor principal es ganar dinero. Por ello han introducido la lógica comercial en el mundo de la información. Esa comercialización casi ha enterrado la lógica periodística de muchas maneras, todas ellas sutiles y preciosas”.

Original (en euskera, este texto también es traducido o fusilado 😀 ) : Mundu lauan gezurmendia nabarmentzen da