«Hasta que llegaba él»

Hi!

Ya sabéis que andamos Berrio arriba, Berrio abajo, estos días de abril y mayo. Y que toqué en Bukowski. Para los cientos de miles de fans alrededor del globo que no pudieron asistir por estar todos los hoteles completos en Donostia, aquí un vídeo que el inconmensurable, inimitable y maravilloso Jabi Jaspi grabó de una de las canciones. De verdad, hay que premiar a este hombre de alguna manera cuanto antes.

bueno, el vídeo. Play.

Giorgio Bassmatti: «Hasta que llegaba él» from Jabi on Vimeo.

Al vídeo le falta la intro, como es normal. El BlablaLand que explica la razón de esa canción. No pasa nada, yo os lo cuento, porque es relevante para entender el porqué de esta song.

Cuando me invitaron a este homenaje de canciones de Berrio quise hacer, como hacía hace años luz, algo especial que sonara ese día solo. Canciones que nunca más iban a sonar. Idea algo rota al mandar el vídeo ahora, pero bueno, ya se entiende. Y puestos a hacer homenajes, quise homenajear y versionear de forma literaria, libre, mágica y terrenal, real e inventada, fotografiada y garabateada, lo que podía ser una noche con Berrio en el Bukowski. Y salió este tema.

Espero que os guste.


Como mi dicción en vivo es famosa por su dicción intutuitiva y casi sugerida (yo la llamo «actor español en película»), aquí va la letra de la canción.

Una tarde cualquiera, una tonta, enredadera,
hace sol en las calles de la cuesta
y desde fuera se escucha la llamada, el aviso,
silencioso y preciso
somos los perros al silbido de alerta
lo sabemos, la sonrisa está puesta

Josu en la barra, vestido de época,
Axi disparando a los eremitas del pop
El teniente pegado a la esquina
Amenazante en la pared del recibidor
En la barra todos juntos, los tunantes
que vienen del sufrir de lunes a jueves
a refugiarse en esta casa de (los) placeres

todo iba medio bien
hasta que llegaba él,
hasta que llegaba, él

Llega tarde, llega Lento y los dos, con acierto,
apuntan que el retraso es obra menor
una frase le impedía abandonarse
y tras esquivarla todo fue mejor
ya habría días para recuperarla. O no

Dos palabras, una risa, la fiesta completa
Y a los cuatro de la mesa los convertía en profetas
Pedro, Pablo, Juan y Lucas en manos de asceta
era su errante y temporal rolling thunder revue
Quitando a Dylan para ponerte tú

hasta que llegaba él, hasta que llegaba, él

Hoy el vino es del año, apenas sabe a estaño
Y un puro sin fumar, mordido, como se muerde la jarana
abrazando sin temor la furia del viernes
disfrutando como nunca de la desgana
de no madrugar mañana. Ni mañana. Ni mañana.

Y hay caldo y bongos, bailes de salón
En el ambigú otomano
guitarra en mano, Pablo canta y él se levanta
“no voy a volver a tocar nunca esa canción”
No voy a tocar esa canción
para volver a tocar esa gran canción.

por respeto y amor y devoción
josu saca una caña, y brindemos por favor
yo sí que no voy a volver / a tocar nunca esta canción