Free Bukos!

FreeBukos

Vale, no seamos agoreros (agoreros somos y en el camino nos encontraremos), empecemos a plantear referendums o pensemos en echarnos a las calles a quemar papeleras. Por ahora sólo es un poco de ruido. Pero…¿Alguien duda que tras el poco de rudio llega la tormenta de limitaciones de ruidos?

El Bukowski de Donostia parece que empieza a tener pequeños toques con la autoridaz. Por ahora nada importante, según leo. Un avisillo, una pequeña advertencia, un saludito de algunos agentes mirando el cierre supongo (espero que no llegue a lo de Malasaña). Pienso en voz alta, no se lo tomen al pie de la letra.

Pero ya sería triste que uno de los pocos espacios donde se programan conciertos y se cuida tanto a los ejecutantes como a los espectadores empiece a encontrar trabas por parte de la autoridaz.

Sé de buena tinta que el gestor hace todo lo posible por mantener erguida esa finea linea que separa el ocio del descanso vecinal. El Doka, por ejemplo, tienen un acuerdo (sin papaleos legales ni trabas institucionales) con sus compañeros de manzana sobre horarios, eventos y ruidos

me parece que una ciudad que aspira ser capital cultural europea no debería poner la soga en el cuello a los pocos garitos que cuidan el ambiente y la cultura nocturnos. Digo yo, pero ya verán ustedes cómo sí lo hace“.

Pedradas

La pegatina nace un poco como bromilla. Espero que las pequeñas tiranteces se arreglen. Ganaremos todos.

Pero yo también temo que haya que usarla un día demasiado temprano, viendo cómo se las gastan las ciudades (cada día más) balneario occidentales.