Menudo espectáculo de ley

Algunas notas de volea sin adaptar muy bien el cuerpo sobre la nueva ley de espectáculos que planea el Gobierno Vasco

El punto más escamoso es el de la posibilidad de poder hacer solo un concierto al mes, o doce al año. Máxime cuando se habla de gente que actúa por voluntariedad. No nos engañemos, si la música en vivo en locales pequeños diera dinero toda la Fermín Calbetón estaría llena de Bukowskis. Y no es así.

Supongo que reglar polideportivos, discotecas y otras plazas de gran cabida es justo y necesario. A pequeño nivel la cosa parece desmadrarse un poco. Tirando del paralelo ejecutante, es como desear que todos los músicos estén dados de alta en Seguridad Social por concierto cuando en total se cobra 150 euros. Tirando de paralelismo deportivo es como querer hacer que los entrenadores de juveniles tengan una nómina. ¿Recomendable? Mucho. ¿Asumible? Difícilmente.

El mayor problema, como con los autobuses de servicio público que quieren recortar frecuencias, como en los bidegorris que de repente se cortan o te mandan a una vía llena de camiones, es que los gestores no hacen uso de lo que reglan. ¿Cuántos de los firmantes han asistido a un concierto en un bar en los últimos doce meses? Sin contar el acústico en el batzoki o la casa del pueblo presentando la candidatura.

Intuyo que la cosa es el modelo de ciudad que se busca. En Donostia está bastante claro, dado que van a derruir medio ayuntamiento para que Turismo tenga sus oficinas centrales en plena Ijentea 1. La apuesta no solo está clara, sino que rige los designios. Barcelona y Madrid, que nos sacan millas en esto de los visitantes, guardan al menos un hueco para sus ciudadanos. La capital catalana, ese nido de rojos separatistas, tiene varias leyes que buscan defender los actos pequeñitos (aunque luego pasa lo que suele pasar) . Madrid, caldo de bolcheviques, te da una ayuda en el IBI si tu empresa realiza actos culturales.

¿Y Donostia?¿ Y Euskadi? Pues feo panorama, siempre que te alejes un poco de los pintxos y los pisos turísticos. Y en esa categoría también entran los macrofestivales de verano.

El ciudadano ya no interesa, salvo que quiera funcionar como un turista. Por eso pienso que se debería apoyar más a sus votantes, que son quienes hacen mover el dinero y les eligen. Es necesario: Si no la próxima vez que quieran aprovechar la cantera local para sus promociones hosteleras no van a tener dónde pescar. Y todo eso en una ciudad que fue Capital Europea de la Cultura. ¡Menos mal!

Por cierto, Donostia ya ofrecía la posibilidad de ofrecer conciertos donde te de la santa gana siguiendo los pasos administrativos.

PD: Echo de menos alguna opinión/declaración de Musika Bulegoa, como receptor de los futuros profesionales del ramo.

PD 2: Esto no es más que una opinión. Espero la tuya.

1 comentario en “Menudo espectáculo de ley

Los comentarios están cerrados.