Canciones de amor en asientos ocupados

FERNANDO ALFARO – Gente Abollada (Surfin’ Bichos) from Jabi on Vimeo.

Cuál bella es la calma, heredada o natural. Qué preciosidad es disfrutar de las cosas sencillas, directas, cercanas y amables en su exposición. Ese viaje por la gran ciudad en una compañía deseada y voluntaria. Esas confidencias de radio corto y largo alcance. Frente a los grandes titulares, los goles y sus repeticiones o la enésima manifestación de tirón mediático, los actos pequeños, coquetos y humanos – en su expresividad- se disfrutan como pequeños secretos y grandes victorias.

Este fin de semana tuvimos dos de esos botines en Dabadaba, un emplazamiento que hace unos meses cogió hechuras de gran local pero que sabe también convertirse en palacio de intimidad, con sus hileras de sillas y gente atenta y callada.

Arrancamos con un autor que ha perdido enchufes para esta gira sin que se haya notado mella. Qué bellas son todas las canciones cuando tienen buenas letras, sean éstas desgarradoras o amantísimas. Fernando Alfaro, vestido cual Erentxun pero con un anuario mucho más lacerante, llegó con su Martin, unas gafas y un puñado de soberbias canciones a emocionarnos a todos los presentes. Sincero sin llegar al dolor, abierto en las explicaciones que complementaban de manera perfecta las canciones que sonarían a continuación, el albaceteño repasó su amplia y aplaudible trayectoria con entereza y calidad.

Gustó que las canciones se amoldaran al golpeo emocional del cantante, un estilo en el que, curiosamente, no brillaron “Fuerte” o “Magic”. Mejor para nosotros, porque todo el resto de los 90 minutos, antiguos y nuevos, nos llegaron como nacieron. Eso no es ni mejor ni peor, que la electricidad nos gusta más que a Franklin, pero gozar de esas letras, rotas y emocionantes, repletas de amor en forma y ausencia, tan desnudas de artificio, tan explosivas en su entonar, fue un lujo para los presentes.

Y un presente para los lujosos – asistentes- fue la actuación de Los Hermanos Cubero, delicioso rara avis de la escena popular nacional. Sindicalistas en los fraseos, divertidos en el navegar melódico, con los dos pies en la tradición castellana, todo se magnifica – del verbo “hacerse magnífico”- cuando defienden las canciones de su último disco.

No debe ser fácil incluir esas tonadas nacidas del dolor en la lista de cada noche, pero lo hacen con acierto y a cuentagotas. Hasta sería comprensible que capitanearan toda la actuación, sabedores de que es su último CD y que bien podemos ir a escucharlas. Pero los hermanos, los autores, solo quieren asomarse a ellas. Tampoco debe ser sencillo cantarlas. Uno rompe a llorar cuando suenan, y la banda se encarga después de defender la belleza de la vida, la alegría de los tonos del pueblo llano y la retranca de las líricas populares. Haciendo que sus conciertos te atrapen por fuera y por dentro aunque tampoco seas fan de estos cantares antiguos – modernizados o no-

Deja un comentario