Malas noticias

Ante la rápida venta de entradas que Berri Txarrak ha protagonizado en Donostia, agotando el taquillaje de su concierto del día 13 (¡Zorionak! Gran banda, normal que vuelen los papeles), San Miguel Donostikluba ha decidido montar otro concierto la víspera, el 12 de abril, para que todo aquel que quisiera asistir a su bolo en Donostia pudiera hacerlo.

Pero una cosa es volar los papeles y otra perderlos. Con todo el tiento del mundo, pero no creo que lo que Donostikluba ha decidido sea lo más adecuado para su propuesta. He aquí mis razones:

  • Berri Txarrak es una de las 3 bandas más importantes de Euskadi. Se bastan y se sobran para llenar Gasteszena. Si lo que quieren los promotores públicos es darse un sencillo baño de masas y números, me parece fantástico. Pero, ¿tiene entonces sentido montar una segunda fecha con ayuda del dinero público?
  • Entiendo un gasto en Donostikluba para que toquen Las Perras del Infierno, o Gose, o Rafa Rueda, o Txuma Murugarren, o Rafa Berrio, o Mursego, o Júpiter Jon, o ….. Gente de clase media, como decía Eskisabel. O menos. Autores que las pasan canutas para no perder pasta en sus desplazamientos. Pero…¿Los Berri?
  • El dinero público se podría entender para traer a la ciudad conciertos que difícilmente pisen nuestra tierra. Berri Txarrak no entra exactamente dentro de ese capítulo. Con gloriosas excepciones en Madrid, Barcelona y la verdadera Europa, tiene su nucleo principal de acción, desgraciadamente, solo en Euskadi. Es fácil verlos tocar, más o menos, por escenarios relevantes o festivales importantes de la zona. Su presencia no es, por tanto, complicada ni irrepetible.
  • ¿Se plantearía y montaría una segunda fecha si el grupo que llena la sala un par de semanas antes es, por ejemplo, Supersubmarina o Fuel Fandango?¿Los rectores de Donostikluba soltarían la choja al promotor para que siguiera adelante con la segunda data?
  • ¿Hay algo que se me escapa?

2 comentarios en “Malas noticias

  1. Venga sí, el dinero público (de todos), sólo para el deleite de aquellos (unos pocos) que conocen a esos artistas que difícilmente pisan nuestra tierra. Facilitar con dinero público propuestas no rentables, bien; facilitar con dinero público el que capas sociales con bajo poder adquisitivo puedan disfrutar de propuestas populares, mal. Clasismo cultural, en mi opinión. #modounpocotrollperosinacritudenabsoluto

  2. aupa A:

    Sobre los primero no voy a entrar, porque puedes tener razón. Sobre lo segundo discrepo

    «facilitar con dinero público el que capas sociales con bajo poder adquisitivo puedan disfrutar de propuestas populares, mal.»

    Si hablamos de los BT, creo que tocan en festivales (el BIG, por ejemplo) o son contratados por fiestas patronales (Semana Grande Donostia 2011, por ejemplo, aunque habrá más).

    Cuando tocan en salas no creo, dudo, que cobren 25 pavos. No creo que este caso sea adaptable a la farse que indicas. Quizás te referías a ver conciertos de Wagner por 5 euros. 😉

    Y, aceptando pulpo, y se entiende que DKluba auspicie un concierto como este…volvemos a mi pregunta…¿A qué viene montar un segundo acto?

Los comentarios están cerrados.