Crónica del concierto de Single en Donostia

Familiares, amiguetes y buena parte de la escena musiquera y diseñata local se citó el jueves noche en el barrio de Egia.

Single, el grupo de Teresa Iturrioz e Ibon Errazkin (antiguos miembros de la formación donostiarra Le Mans) aterrizaba en la ciudad para presentar su “Pio Pio”, el primero de los trabajos de ella ayudada en la composición, grabación y producción por él. Y bien que piaron los mozos.

Pero empecemos por el jugoso arranque. Anti es el nombre del proyecto unipersonal de Tito Pintado, persona por cuyas manos pasaron algunas de las canciones más relevantes de los años 90 menos conocidos y más reconocidos.

El ex cantante de Penelope Trip actúa con un MP3 y empieza a cantar sentado unas canciones que mantienen en lo vocal muchas reminiscencias con su pasado menos chillón. En lo musical son bellos y relajados movimientos de pop mínimo y ensoñador. Entre temas sigue manteniendo el gracejo pretérito y en su aportación a los coros de Single nos enseña que es un perfecto coreógrafo para sincopados bailarines como el que esto firma.

Single es el proyecto divertido de Ibón y Teresa. Tras dar carpetazo a Le Mans, me aventuro a pensar que decidieron que si un día volvían a hacer algo lo harían para pasarlo bien, lejos de aquellos temores escénicos y languideces compositivas. Un recreo que acaba trasladándose al escenario.

Teresa se convierte en una maestra de ceremonias jovial, divertida y cercana. Cambia sus atuendos como las mejores starletts (sobre su gusto en la elección había opiniones encontradas, así que al menos consiguió quedarse con el personal). Errazkin en el lateral, con sus eternos acordes tan bellos como imposibles para el guitarrista medio. Al menos ahora parece estar algo, un poco, más cómodo bajo los focos. Tito Pintado al otro lado y tras ellos el experimentado Joan Vich al teclado. Sí, los Travelling Willburys del pop indie nacional.

Pero a diferencia de Dylan, Petty, Harrison y compañía, Single es un grupo terriblemente actual. La diversión se ha instalado en la composición. Y eso, cuando se tiene la sabiduría de Errazkin, es mucho decir.

Podríamos afirmar que son poperos, pero hay algo que les separa de los férreos mundos de los temas de tres minutos. En Single hay clasicismo y experimentación. Se pasa del pop francés al dancehall jamaicano y de ahí al hip hop sin cambiar de tema. Luego se hacen unos coros de punto funk, se samplean trompetas soul, se elaboran pasajes de easy listening sideral o se siguen defendiendo las virtudes de Vainica Doble. Y todo conjuntado con mucho arte y elegancia, sin olvidar ese puntito asonante que tanta belleza imprime a los temas cuando se sabe hacer bien.

No sabríamos responder si el estilo se adquiere o viene en los genes. Pero si tuviéramos que elegir un caso destacable, Single sería el ejemplo que pondríamos a la hora de hablar del pop que nos gustaría escuchar en el futuro. El pop donostiarra, ese que mucho aplaude y poco baila, ya tiene nuevos totems.

3 comentarios en “Crónica del concierto de Single en Donostia

  1. Oh!

    En muchos aspectos, me parece que SINGLE están a años luz de lo que se hace ahora por estos lugares. Inovadores, arriesgados y magníficos como pocos.

    Por cierto, después de mucho pensarlo, inicio un blog con cosas de aquí y de allá (http://federicapulladixit.blogspot.com/)

    Saludos!

  2. Buena y bien ilustrada crítica del concierto. Se me olvidó poner lo del modelo Caponata o Gorilas en la Niebla. Tengo que reconocer que me he quedado desde el jueves enganchada al CD Pio Pio y especialmente, al Perrito Librepensador. Me mueven más otras músicas pero esta se deja querer. Tiene muchos matices, y la voz de Teresa es embriagadora.

    Por favor, que alguien me cuente en que quedó lo del Adsl de Rafa, que igual os dió para un LP…

    Salutti, Basmatti!!

Los comentarios están cerrados.