Catacumbas pop

Seguimos con el tema central de este blog: la música, ya sea ejecutante o como proceso compositivo.

  • Esta mañana se nos cruzó el curasán con “Cuatro mentiras (ya conocidas, apunto) sobre música e Internetow.ly/7KRJv .
  • Un colega se está volviendo loco para buscar una fecha en Donostia en la que “no haya nada gordo previsto”, a riesgo de que no vaya nadie a su acto.
  • La música ya es una actividad de treintañeros.
  • La sala de conciertos con más movimiento de mi ciudad es una multinacional con un escenario montado al son de cafeteras y ruidos de centro comercial.
  • Otras, públicas, tiene su propio camino lleno de piedras. Y ahora van a empezar a programar por su cuenta, como las empresas privadas. ¿Se pagarán los 3000 euros a sí mismos?¿Pagarán los cachés según el precio mercado?
  • Cada vez hay más grupos, y los viejos tienen que seguir comiendo, como se ve en el Primavera Sound 2012.
  • Hay múcha música en el mundo, que decía el cantante de ¿Trembling Blue Stars?
  • Cada mes hay un hype, que muere con la llegada de la siguiente temporada de ropa.

Por eso, por todo eso, cada vez me gustan más las catacumbas.

“Desarrolla la idea”, dirá mi amigo el buscasalas.

A vuelapluma: Huir del sistema, apartarse del camino (y de las ansiedades que ello crea), hacer lo que quieras, de la manera más económica posible, y ofrecerlo como quieras. Si quieres tocar, hacerlo. Donde te dé la gana. Intentando no perder dinero. Sacar en formato baratos como el cassette.

2 comentarios en “Catacumbas pop

Los comentarios están cerrados.