Zurriola, máquina de bikinis

No le pidan peras al olmo. Esta mañana nos levantamos solidarios con Massa, con un ojo más abierto que el otro y en coma inducido (por la ingesta de birra y no birra ayer). Ayer disfrutamos del Jazzaldia en su vertiente social. Y así nos va hoy.

Diremos que War on Drugs estuvieron algo dispersos. Unos decían que había poco de lo primero. otros que faltaba lago de lo segundo. No sé, pero sus composiciones promocionadas como “mezcla de tradición y experimentación” quedaron algo insulsas. Cáspita, no sabía que la cosa iba a ser tan diferenciada sónicamente. Cuando se ponen tradicionales son deliciosos. “Arms Like Boulders” es una maldita maravilla. Si no te emocionas con temas como esos es que eres el maldito hombre de hojalata. Pero lo experimental no pasó de ruidos con más o menos acierto en muchas entradas de canciones. Algunas pistonudas, vale. Pero otras olvidables en cuanto pillabas una cerveza nueva.

El Black Joe tampoco fue para tirar cohetes. Jon decía en este blog que fueron correctos. Dura palabra, pero certera. ¿Pero este no era un chillón a lo James Brown? ¿Dónde se dejó los gritos? ¿Eso también se negocia en el caché?

Hablando de cachés, dicen que Vetusta cobra 30000. No creo que el Jazz haya pagado tanto.

Tras el Black Joe nos quitamos la arena de la playa de las sandalias en la terraza Frigo. Los Bikini Machine hicieron lo que todos esperábamos escuchar en los Honeybears. Un señor conciertazo marchoso, garajero, surfero, negroide, electrónico y potente.

Y lo que pasó a partir de ahí corresponde exclusivamente al ámbito de la intimidad.

7 comentarios en “Zurriola, máquina de bikinis

  1. jajajajajaja
    el otro titular era “bikini girls with machine guns”, pero quedaba un poco velino-travesti

  2. Siento un desdoblamiento de personalidad entre el blog del jazzaldi y éste: a mí me dejaron algo frío. Y eso que me metí en las primeras filas, a ver si rozaba cachete y me animaba. Pero nada.

  3. marlon, seguro que no te confundsite con el bar “bajocero”???
    o quizá fueron las pitingadas lo que te dejó traumado…

  4. A mí el Black Joe ya me gusto, pero claro, después de ver a los flipados de los war on drugs, y los sosainas de los calc, cualquier cosa con un poquito de marchita estaba bien.

Los comentarios están cerrados.