Todo es tan jodidamente divertido

Ilustración: Mr. Rosco

Que dos propuestas tan diametralmente opuestas como las de Joseba Irazoki y Joan Colomo coincidan en una misma noche en un mismo Bukowski, solo puede entenderse como un genial combinado bipolar.

El beratarra, bien pertrechado por un batería de bigotes -literales y metafóricos-, nos arrastró al abismo de sí mismo con su telúrico repertorio de intensidad hipnótica. Un derroche impecable de talento, técnica y calidad musical. Si Joseba Irazoki no triunfa extramuros, esto solo puede deberse a su falta de pose y a su natural exhibición de campechanía, un pecado nada venial para un creador de paisajes y atmósferas entrañables.

Tras esa ración de sensibilidad extrema, y sin apenas tiempo para deshacer el hechizo, subió al escenario Joan Colomo. El lechuguino cantautor extendió su mano y nos subió a todos los asistentes con él para festejar algo. Quizá que era domingo, quizá que seguimos vivos, o quizá que el sol se funde.Es igual, porque todo es tan jodidamente relativo como su canción homónima.

Aunque seguía de farra desde el martes, el joven Joan conservaba intactas sus privilegiadas cuerdas vocales. No así las de su guitarra, como demostró con su divertida discapacidad para emular a Paco de Lucía. Se rió de él y con él, de Laboa y con Laboa, de nosotros y con nosotros, de Erentxun pero sin Erentxun.

Evitaré citar sus reconocibles referencias, porque para hablar de este pájaro catalán lo mejor es lanzar al aire una serie de adjetivos relativos. Irónico, humilde, cachondo, soberbio, gentil, tontorrón, provocador, barriobajista, frágil, descreído, mordaz, descacharrante, poético, payaso, ácido, juguetón, inteligente, apocalíptico y, o sobre todo, jodidamente divertido.

Tras su concierto y el desconcierto de la muchachada, nos brindó un regalo sumamente antidonostiarra: un improvisado karaoke que hasta las bellas mozas corearon. Sonaron retales de Las Grecas, Bisbal, Serrat, Sabrina (que no Sabina), Laboa, la Jurado, Los Chichos y, adelantándose a la petición de este servidor, Julio Iglesias. Logró una sorprendente interactividad -según él, inspirado por la exposición arty de Tabakalera- poco habitual por estos lares, si exceptuamos actuaciones de locales como Giorgio Bassmatti o Bo Elizegi. Sin duda, la mejor receta para un domingo por la noche.

Joan Colomo actúa el martes 23 de febrero en la FNAC de Donostia.

11 comentarios sobre “Todo es tan jodidamente divertido

  1. Al Sr. Mr. Rosco,felicitaciones,porque la ilustración me parece genial y tierna.Laboa soltaría una lagrimilla.A Angel Aldarondo,me descubro ante la capacidad para adjetivar a Joan Colomo en un concierto,francamente acertado.Te ha faltado uno(que no es facil ver en un concierto)Joan,es sobre todo “mu” buena gente.

    • ver “club de fans a muerte de joan colomo” en facebook.
      Me sumo a las felicitaciones por la crónica y para el Mr. del pájaro!!!muy apropiado…

  2. yo la interacción la logró con la cerveza, pero gracias por la cita Angel, por cierto, me gustaría conocerte ya que hay poca gente con criterio tan acertado.

  3. Esto parece la gala de los Goya. Yo le agradezco a don Loveof74 que me invitase a escribir unas líneas, a Mr. Rosco que me prestase su ilustración, y a todos los demás sus halagos.
    ¡El pueblo pide que este blog se rebautice como FallodelmétodoOginoof75

Los comentarios están cerrados.