Amores celestiales

A ustedes se la chifla. Debería hacerlo, porque esto es un cuento personal e intransferible. Como todos. Pero, junto con aquel bolo de Jackdrag de hace 9 años, el del pasado miércoles de los Bear in Heaven es mi bolo favorito. De siempre.

Aunque parezca mentira, ambos comparten muchos puntos en común. El primero, y creo que más importante. La sorpresa. Como cuando te ves enamorado perdidamente de la chica menos afortunada (hasta que te conoce, claro :D), hay algo que no solo entra dentro de ti sino que te llega y te hace feliz y quieres más y…

Normalmente no suelen ser grandes espectáculos de piroténica sonoro-lumínica, aquellos en los que el mayor valor está en el azufre melódico y el fosforo de los focos. No. Los que te sorprenden con los actos casuales, pequeños y casi escondidos. Esos a los que te dejas caer por dar una vuelta y echarte unas birras. A los que vas con pocas ansiedades o expectativas.

Y así nos plantamos en dicho concierto. el disco nos había parecido majo. Vaporcillos electrónicos, una contundencia ciertamente contenida. Otra manzana que caía del arbol Animal Collective sion mayores diferencias, salvo una extraña adicción. Hablando de adicciones, la voz fue lo que más nos enganchó. Si Perry Farrell hubiera sacado su primer disco ahora como Jane´s Addiction hoy, y lo hubiera hecho con este enfoque, hubiera sido igual de alucinante.

Lata en mano nos plantamos en la velada. Y se nos abrió tanto la boca que podía haber habitado un enjambre de abejas que ni nos hubiéramos enterado. Los temas que se intuían en el disco ahora salían disparados desde el escenario. Con un batería que podía haber tocado en cualquier banda heavy de esas de 30 timbales. Con una voz perfectamente abrigada sobre los efectos (me gustó mucho la combinación del reverb+delay corto+una doble voz ligeramente más grave). Como si a los vinilos llenapistas de Underworld  les pones un dedo encima para ralentizar la aceleración. Demonios, si esas canciones eran las mismas que las del disco, y parecían serlo, es que debían haber mimado más a su ingeniero de sonido.

Una tras otra fueron cayendo, ante un público no muy numeroso pero que se contagiaba poco a poco de lo que estaban escuchando. Tanto que les pidieron un bis. Y los chicos no tenían, se les había olvidado en su casita de Brooklyn. Les pidieron repetir tema. “Sois locos”, dijo el cantante. Nosotros, de fondo, seguimos con la frase. “pero los queremos, creado y ¿regado? de los Angeles, Juanas Addiction” y pedimos más y más de un concierto que ha hecho más grande un disco que no lo era. Y eso que parecía faltar un teclista de la formación original. Pues menos mal.

6 comentarios sobre “Amores celestiales

  1. Gran sorpresa 😀

    Aunque la gran pregunta y confusión fue la de los teloneros. ¿Qué pintaban en una noche como esa Prim Lane? ¿cómo han llegado a conseguir ese concierto?
    El comentario unánime de los de mi alrededor fue:
    “Ésto es peor que las verbenas de mi pueblo”.

    Hubo otro que preguntó donde estaba la cabra, o si eran amigos de camela (por la teclista de mala ostia visible).

    Por cierto, esta moda de que los baterías lleven cascos pijoguays de donde ha salido?

  2. bueno, lo de los baterías suele ser por utilidad. Suelen llevar una claqueta que les marca el ritmo. O para seguir los tiempos cuando hay cosas pregrabadas. El miércoles no vi nada pregrabado, pero tampoco ví todo el concierto, así que no se…

    Por eso tampoco voy a enjuiciar su actuación. Me parecieron más concretos que en el último Pop Rock al que se presentaron.

    • sisi, lo de la claqueta sé como va, pero me refiero a esos cascos que están “de moda” en la juventud superguay de donosti.

      No solo juzgaba la actuación, que dentro de lo que cabe fue correcta, sino más bien la música. Pero bueno, no soy yo ningún gurú. Espero que no se tengan que pasar por aquí media familia y toda la cuadrilla a sacar las espadas como la otra vez.

      Oso en gloria rules! 😀

  3. ah, eran de ese tipo? ni me fijé.
    Oso en gloria oso en gloria, dime como lo haces, dime como lo haces, por favorrrrrrrrrr

  4. El directo hace que el disco crezca mucho en intesidad, el batera ha tocado unas cuantas versiones de Slayer, de eso no hay duda.

Los comentarios están cerrados.