La historia del señor Sommer

Estrenamos el nuevo “Circuito de cine independiente” que cada mes recalará en nuestra capital con “Museum Hours”, obra de Jim Cohen que remarca o se asienta en el apellido de este nuevo ciclo. Porque si en la música hay diferencia entre Discos de Kirlian y Vetusta Morla a la hora de mentar lo indie, en el cine pasa lo mismo. Y Cohen es de los pequeños y combativos.

No tanto por su película, una serie de historias cruzadas que corren lejos de los raíles habituales, calmadas, con muchos significados posibles. El protagonista bien pudiera ser el propio museo vienés Kunsthistorisches. Pocas guías, normalmente huecas y falseadas, dignas de la trasera de un bote de champú, podrían funcionar tan bien como este Museum Hours. El film se toma, y así lo anuncia el autor al final de la obra – preciosos y sencillos sus créditos- , como un homenaje a estos centros de arte.

Pero hay más posibles focos. Otro podría iluminar al guía encarnado por Bobby Sommer, quien lejos de sus días de rock y furgoneta decide disfrutar de los detalles de los cuadros que custodia. Hay detalles bien bellos en su narración elegante y tranquila. El hilo argumental bien podría ser la llegada de la señora canadiense, perdida en más de un sentido. O la propia capital, Viena, nevada y preparada para sus mercadillos. Con sus cafés poco pomposos y sus bares como centro de vida. Quien sabe si como defensa de esa vida filantrópica que se nos está escapando entre smartphones y desplazamientos, lejos de comunicaciones amables, educadas y directas que pueden tapar nuestra ausencia de compañía.

PD: Cada uno disfruta en su piscina, ya sea de bolas u olímpica, pero…¿Hay alguien que pueda ver 30 películas de este palo en Sundance? Esta es correcta y abierta, pero imaginarme 7 días comiendo solo esto me da ardores de borrachera con vino del año.

4 comentarios en “La historia del señor Sommer

  1. Hola.

    Me animo a comentar en tu blog qué fue lo que más me interesó de la peli.

    A mi me gustó bastante. Al ver el trailer tenía miedo de que fuera pretenciosa, o muy visual pero sin contenido pero todo tenía sentido en ese diálogo entre el análisis de los cuadros y de la vida de cada protagonista. Me sentí identificada con los protas, su manera de observar lo que les rodea, el no perder la curiosidad por conocer (esa que muchos dejan atrás en su infancia), el papel de la ciudad en la historia, en nuestras vidas, no es la Viena de catálogo turístico, es la Viena del ciudadano del día a dia, una ciudad cualquiera. Me emocionaron especialmente las escenas en las que la mujer canta a pelo (¡qué voz más bonita!) como acto de amor hacia su prima y sanador para ella misma. Sentirte identificado en ese acto que para ti puede ser tan íntimo y poco reconocido públicamente me llegó especialmente … Efectivamente no es un peli de rápida digestión pero bien pensado tampoco lo es la vida en general si buceas en ella, te paras en los detalles y buscas significados … y eso es lo que la peli a mi entender quiere mostrarte. Sin dejar de lado que siempre hay momentos para nadar sobre la superficie.

    Y a nivel visual efectivamente fue muy sugerente y bonito. Jugando con los planos cual cuadro de museo, centrando la vista en detalles aparentemente insignificantes.

    Un saludo.

    • Hola Rocio! Gracias por animarse! Y por tus bellas palabras

      Lo de la música, quizás excesivamente remarcado en la hoja de presentación y en la charla previa, fue de una aparición maravillosa.

  2. De nada. Ya nada se comenta detenidamente, twiter está acabando con eso de “entrar en profundidades” 😉

    Lo de la música es importante, no tanto en su cantidad como en su “sentido” para la historia. Diría que los sonidos también son importantes. El revoloteo de las palomas, el del hospital, el tráfico …. ¡y el crujir del suelo de madera del museo!.

  3. Sí, yo me refería al background del director, que si Fugazi, que si hardcore, que si…. Y luego, más allá de la divertida referencia a Judas Priest, lo que suena es delicioso y emotivo.

    Gracias de nuevo por tomarte tu tiempo!

Los comentarios están cerrados.