Una película asquerosa: El lobo de Floridablanca

No soy asiduo al Congreso, aunque de vez en cuando y en cuanto tengo un hueco voy a ver alguna sesión plenaria. Y me tocó elegir a mí cuál ver este viernes. “El Lobo de Floridablanca‘ venía precedida de una buena publicidad con dos puntales, Mariano Rajoy como director y Anasagasti contando los vicios de Floridablanca (que no Ajuria Enea). Y fuimos un grupo a verla. ¡En mala hora!.

No he visto película más larga y más cargada de antivalores. Todo es excesivo donde se abusa en todo momento de las drogas de todo tipo, de la violencia más obscena, del maltrato de género, del abuso de poder, del engaño y fraude continuos como valores, del escaqueo de las obligaciones ciudadanas, del timo… en definitiva una película realmente asquerosa, sin valor alguno. No dudo que todo o parte de esto ocurra, pero debería ser tratado de otra manera y no en una sentada donde todos los pecados capitales estaban al pil pil.

Y lo malo es que chavalitos de 56 años, los de Nuevas Generaciones, disfrutaban tras de nosotros de lo lindo con estas orgías. A la salida, una pareja escandalizada nos abordó y pidió que hiciéramos algo o denunciáramos esta puesta en escena de tantos antivalores como nuevos valores. Pero fuimos al cartel y allí ponía “No recomendada a menores de 18 años, quienes afortunadamente no pueden votar”. Eso es todo. No sé quien hace estas valoraciones pero debe ser alguien vinculado con el negocio de la droga o esto no se entiende. Pésima película para adolescentes y la juventud, ya sea esta segunda, quinta o novena.

En definitiva, les recomiendo no vayan a verla. Asquerosa.