La revolución de los claveles (que no se pudren)

Valiente tontá de vida la que vivimos (yo el primero, ojo). Y brillante futuro el que nos espera. Ya sean Bisbal, Vigalondo o la OTA donostiarra, por poner algunos ejemplos actuales. Ejemplos que remueven las conciencias y agitan al pueblo llano hasta el punto de…darle a un botón de internet. Y la revuelta ya ha comenzado. ¿La revuelta?¿Qué revuelta? Mientras las quejas sean así, las poltronas no se moverán ni para cambiarle el polipiel por cuero.

Nadie negará de la importancia de las redes sociales hoy en día para mil y un cuestiones. Pero, y miren a las pirámides, los grandes movimientos revolucionarios o contestatarios se producen de manera física. En la calle. Con piedras y palos. Aquí sustituidos por RTs y “me gustan”s.

No romperé una lanza por la revolución donostiarra (eh, que patentamos el “Donosti sound”), pero por ahora el mundo virtual es, en la mayoría de los casos, un gran tema para los medios de comunicación –quienes analizan y enfocan como lo hacen para el papel-, un espacio para la pornografía dialéctica más o menos cómoda y anónima. Una satisfacción que cada día va ganando más relevancia en nuestras tristes y sentadas vidas. Un despiste con supuesta carga reivindicativa

Siempre hay actos 2.0 que llegan un poco más lejos. Más por la naturaleza de los mismos que por la agitación en sí. Pero mientras nuestros palos y piedras sean teclas, no conseguiremos grandes avances.

Ea, llévenme la contraria en los comentarios. Por mí encantado.

Manifiesto: En defensa de los derechos fundamentales en Internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

Un hurrah por rtve.es

Uno ya intuye que son automatismos, que tienen aplicaciones que rastrean los sitios y programas comunicativos varios para ir informando al por menor. Pero no puede sino aplaudir la política informativa 2.0 de RTVE.

Andaba yo currando a estas horas del señor cuando caí en la cuenta de que se me había olvidad por completo el documental de los Beatles que daban en la 2. Fruto de mi rabia, dejé un mensaje en el twitter maldiciendo el olvido y mis labores tardías.

Cual fue mi sorpresa cuando a los pocos minutos recibo respuesta del usuario en cuestión, diciéndome lo siguiente:

@loveof74 especial Beatles http://www.rtve.es/archivo/… y el documental http://www.rtve.es/televisi…

Sin palabras me quedé.

Así es la vida hoy en día

El hombre más influyente del año, según la edición digital de la revista Time, se llama simplemente Moot. Es el nick, o seudónimo, de Christopher Poole, de 21 años y fundador de 4chan.org, el foro online más visitado del mundo.

La apariencia de su sitio web es fea y caótica, los chistes privados hacen que el principiante se pierda en un mar de referencias incomprensibles y la ausencia de normas lleva a que uno pueda encontrar de todo. Sin embargo, allí han nacido los más intensos fenómenos cibernáuticos de los últimos años: los memes, los lolcats o el rickrolling (un vistazo en Google ahorrará horas de explicaciones al lector que los desconozca).

La elección de Moot como personaje más influyente del año fue, ha confirmado Time, otro simple hackeo. Pero, demostrando sentido del humor y una moderna resignación, aceptaron la trampa y dejaron el resultado como estaba.

LA DICTADURA DEL ‘FAN’ INTERNAUTA · ELPAÍS.com