PSMFestival: Los cigarros de la Rosi

Festival Pedro San Martín (PSM)

Sí, fue precioso. Muy emocionante. Con gran valor y entereza por parte de buena parte de los intérpretes, grandes colegas o más del homenajeado Pedro San Martín. Y sobre todo, muy personal para muchos de los donostiarras allí presentes.

Para algunos de nosotros no importaba tanto, esta vez, atender a todas y cada una de las opciones musicales. Por más que TAB hicieran la versión más impresionante. Por más que Los Planetas (¿y Floren?) retumbaran el precioso emplazamiento. O Clovis – para mí, junto con AMA, quienes mejor entendieron o pudieron entender el homenaje- ofreciera pura emoción amistosa. La más cercana al menda, que también se puso el Forever Changes por idénticas razones antes de salir de casa. O esta camiseta, nada gratuita.. Cada uno tiene su cajita. Yo solo explico la mía.

Surfer Rosa y JNSP seguro que hacen acertadísimas crónicas de la noche (Añadido: Dicho y hecho: SR | JNSP, a cada cual más bonita) . Yo me perdí varios hits, momentos irrepetibles, temas excelentes y versiones intachables. Porque estaba viviendo otros.

Rosa, Mikel, Javi, Borja, Raul. El elegantísimo Mariano,… Gentes de enorme entereza, que se mordían los labios mientras tocaban, chicos a los que les temblaba la voz al cantar. Auténticos superheroes que consiguieron centrarse en la celebración alejando las penas internas. A esos más o menos les pueden conocer, y pudieron ver esas estampas.

Otros, que seguirán siendo anónimos para sus ojos, evitaban ver las fotos que ponían entre las actuaciones. Decían “imbeciles” entre sollozos, intentando hablar con los que no están. Precioso y justo el detalle de AMA, recordando a Iñaki Vega, el otro ocupante del coche. No olviden que, más allá de las músicas y los conciertos ensayados, todos ellos eran cuadrilla. Por no hablar de la canción que interpretaron, una medianía musical (era una broma interna, mejor si digo que era) una sencilla relación de acordes con la letra más emocionante del universo. Pedro I El Grande.

Canción que, como les iba diciendo, sirvió para compartir penas con gentes de otros años. Los de colegio, los de cigarros en la Rosi, los profesores de Química con maletón. Los de furgonetas a Lleida. O conciertos en Siroco. O la hora en Zakro. Gente a la que habías perdido la pista y saludaste con emoción real. Que ahora viven en Paris, o Andalucía, y se tomaron la molestia de ir a la fiesta de Pedro a reencontrarse, de alguna manera, con él y los suyos. No es sensiblero, o gratuito. O quizás sí. Me da igual. Como me da igual no haber visto a TAB. O a Los Planetas. El PSMFestival era, para muchos de nosotros, ese reencuentro. Esa “celebración”, tan sincera como dura.

Los conciertos acabaron con un saludo final de Rosa y muchos músicos sobre el tablado. Espero, sinceramente, que sea el final. Que no haya más PSMFestival. Lo hicimos, lo hicieron, estuvimos. No hace falta más. Fin. Koniek, que decían en los dibujos de la Euskal.

Yo, por mi parte, quito el post que encabezaba este blog. Y ahora, que el corazón siga latiendo y recordando a los que no están. Saliendo en progresiones de acordes, en frases, en vídeos de youtube propios y ajenos. En bares sonando. En la vida.

Agur, Pete