La esperanza es lo último que se encuentra

GariLa estancia en Donostia no me sienta nada bien”, me contaba Gari en el único café que echamos mano a mano a finales de un verano cercano.

Uno, asustado por el cariz que podía tomar ese disgusto conociendo muy por encima el pasado del autor guipuzcoano, esperaba la siguiente frase como quien aguarda el último boleto de un sorteo de la VPO con su participación en la mano. “Joder, es que estando aquí he hecho la canción más pop de mi vida. Dios, hay algo que funciona raro”.

Sin más pistas posteriores, y tras escucharla por el dial una y cien veces con gusto, podría apostar una parte importante de mis pequeñas pertenencias a que dicha canción era “Esperantzara Kondenatua”.

Es deqasiado facil comulgar con la idea de que Gari se encuentra condenado a la esperanza, tras una vida de trajín, órdagos y claroscuros a los que el guipuzcoano ha sabido sobreponerse con esfuerzo y mucha fibra. La virtud, o el acierto, es que sigue sobreponiéndose a ello con lo que mejor sabe hacer: música.

Leer másLa esperanza es lo último que se encuentra