El contenedor rojo

Esta historia me la contaron hace unas semanas. Y hace unos días la vi más de una vez con mis propios ojos. El cabreo me durará varias semanas más aún.

La empresa de recogida de basuras de Donostia / San Sebastián cuenta con un servicio de vehículos eléctricos para la pre-recogida de aquellos residuos que se encuentran fuera de los contenedores. Labor realizada por un operario y útil a todas luces, sobre todo en términos de productividad, dado que facilita la labor del camión de basura posterior.

Claro que todo ese ahorro eléctrico no contaminante se va a la mierda cuando uno ve que el servicio gotea.

10.10 de la noche. El operario a cargo de dicha camioneta llega a un cruce que contaba con todos los contenedores posibles. Al ser una zona comercial las tiendas habían depositado en uno de los laterales sus plásticos sobrantes, dado que era imposible que entraran todos en el contenedor amarillo. Otras veces los dejan junto al verde por comodidad, porque no tienen ningún contenedor dedicado cerca – otro día hablaremos de porqué no hay una recogida específica de esos sobrantes para las tiendas y resto de grandes generadores. O porqué no se les “obliga” a despositarlos donde corresponden-.

En ese instante el operario abre el contenedor verde, el de recogida general, y comienza a meter en él todos los plásticos y cartones de la zona. Operación que repite otro día en otro lugar abriendo el sistema de recogida subterránea de basura.

Una cosa es que nos quede mucho que aprender de los vecinos del resto de Europa o Japón. Y otra, ajena a nuestros reinados caseros, es que el sistema cuente con semejante boquete avergonzante. Me parece ofensivo – para quienes dedicamos tiempo y esfuerzo a separar envases, agruparlos en casa y echarlos en el emplazamiento adecuado- que cuando el proceso llega a las primeras manos profesionales el sistema falle de esa manera.

Nos haría falta un contenedor rojo. El sitio donde poder depositar la cara de vergüenza de el/los responsable/s de ese gesto.

Actualización

Aunque suene increíble, el operario hace bien su trabajo. Veamos lo que dicen desde el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa

Es importante reseñar que únicamente trata ENVASES y no plásticos en general, que serían considerados FRACCIÓN RESTO y acabarían en un vertedero. Por tanto, la información al ciudadano debe ser precisa para que únicamente introduzca en los contenedores amarillos y en la recogida selectiva PaP envases de origen alimentario y de limpieza doméstica, que suelen ser los que disponen del llamado PUNTO VERDE.

Resumiendo: Sólo se trata el plástico envasado. El que recubre los filetes que compras o el envoltorio del mueble de la mudanza va al contenedor normal.

Mucho mejor. Ya me quedo más tranquilenfadado

6 comentarios en “El contenedor rojo

  1. Anécdota contada por un conocido. En su casa su madre separa la basura escrupulosamente en papel, plástico y resto de basura. Su padre es el que se encarga siempre de bajar la basura la calle y echa todas las bolsas al contenedor verde una noche tras otra.

    Qué hacemos con este hombre, qué podemos hacer.

  2. Las ” las primeras manos profesionales” es un pringado al que año si y año también le amplían recorridos y le reducen horario y sueldo. Y claro a todo no llega.

    • También contemplo esa opción. Que urge solventar antes que pintar de nuevo una farola si es así

  3. Actualización comentario: si piensas que lo que metes a los contenedores de reciclaje se recicla eres carne de alguna religión.

Los comentarios están cerrados.