Al final ha ganado el Ambrosio

La frase del título no es mía, es del agudo Ketari, el Pequeño Timonel de Txomin Enea, y bien podría servir de epitafio en el funeral de Kulturaldia, el magazine cultural que ha flotado sobre Donostia los últimos años. Su autor principal, Jon Pagola, echa la persiana del negocio precisamente por no serlo. Maldiciones del autónomo, que debe dar misa (en las teclas) y repicar (los dineros). Así, mientras en Tabakalera – y similares mastodontes públicos- siguen apareciendo puestos de trabajo directivos cual piojos en una guardería, las salchichas peleonas de la ciudad menguan y desaparecen. Alber Vazquez lo resume a las mil maravillas en FB. Pásense por allí, y así se enteran de que hoy viernes presenta libro trotón en Garoa.

Como en toda relación de cariño, en Kulturaldia hubo varios “pero qué coño andas Jon” y “de puta madre, así sí” a la hora de ver en las redes sociales sus entrevistas, reportajes, textos libres y opiniones. Los mayores lo veían como un enfant terrrible, y los chavales como un aburguesado. Pero Kulturaldia mantuvo viva una pequeña llama de defensa de los conciertos pequeños, las exposiciones que justo ocupaban una pared y las películas que, con suerte, tenían un pase. No fue su rama principal, y de ahí su ocaso (económico. Esas cosas dan muchos y buenos amigos pero poco duros). Mas solo por eso ya merecía un click y unos minutos de atención. La pregunta es tan simple como demoledora: ¿Quién hará ese ingrato trabajo ahora?

Kulturaldia también permitió conocer a bilbaínos bien integrados en la city. Y carcajear con las ocurrencias y sucedidos llenos de verosimilitud de los escépticos giputxis. Vernos reflejados en los actos anunciados, y reirnos un poco de nosotros mismos (siempre que no se toque la Real, cama de agua en cuestiones de ironía escrita). Ironías y reflejos de la vida, su último post, el de despedida, la esquela, será el más visto o leído de la web.

Mucha suerte en la nueva aventura, señor Pagola. Fue un placer.

Un comentario sobre “Al final ha ganado el Ambrosio

  1. Pues qué bien has resumido las cosas Loveof 74. No se me ocurre nada más que añadir a tu post. Bueno sí, ¿quedamos en el Ambrosio para echar unas birras? O que Bassmatti-Oso Fan se marque ahí un acústico o algo.

    Un fuerte abrazo

Los comentarios están cerrados.