Revista de playa: episodio piloto

La 1:40 es una hora tan buena como cualquier otra para comenzar el piloto de una revista de playa. Y tomarse un ron. Otro, I mean.

TV encendida. Eres tan poco creíble como un dato estadístico en un guión de una serie de David Hasselholf.

El guru de la risa aumenta la productividad de las empresas. Debe ser el encargado de hacer los EREs.

El area de apoyo a la juventud de marbella es envidiable. www.marbella.es/juventud. Dan cursos innovadores, como el de “FOTOTXÓ”. ¿Será la versión libre?

Tu y yo sabiamos que Pitingo haciendo el killing me softly no era lo peor. Abierta la veda, lo peor es la versión de verbenita de ese tema a cargo de expizzeros de playa a lo largo y ancho de nuestras celebraciones populares. Más degradante que un bolo en un estercolero en fiestas.

Leches, si también está Manuel Carrasco. Retiro lo dicho. Es peor.

El futuro de la industria musical no es prohibir las descargas. Es anular el funcionamiento de los móviles en los conciertos. Hay mas luces de pantalla que cabezas en el de Carrasco.

En el parque debajo de casa hay una pareja auscultándose amorosamente. Ella dice que sus riñones están bien. Él confirma que los bronquios funcionan a pleno rendimiento. Menos mal que no conocen los métodos piperos norteños, sino, ya estaban germinando medio jardín…

Alguien debería generar noticias falsas para la secciones de TV de los diarios. Vaya, si ya lo hacen. Hoy anunciaban el estreno de una gran serie de misterio canadiense. En Canadá nunca hubo una gran serie de nada de nada. Ni infantil. Ni sobre nieve. Ni osos.

Efectivamente, la serie es un horror quinceañero en horario nocturno. Lo único bueno es ver a protagonistas de sensación de vivir haciendo algo casi útil tras su cura de desintoxicación. ¿Dónde estas, sin rastro?

En cambio, hay que evitar la desaparición de las teles locales. Como si hay que menudear droga para ello. Cobros de impuestos, venta de urbanizaciones a todas luces desagradables, tabernas locales que no sabemos si la crisis ha cerrado ya, tienda de niños sobre fondo de tema disney.

Hablando de bares de zonas turísticas, El Ruido de La Calle me pasó 3 establecimientos de Estepona donde se supone que se puede escuchar algo parecido a eso que conocemos como música. 2 de ellos han cambiado de manos, sino en la gerencia si a los platos de DJ. El tercero, el Louie Louie, es un oasis. Ayer entramos. Escuchar Warcry fue casi una bendición para los oídos. Imagínense el percal del resto para tener semejante satisfacción.

¿Qué fue de ruiz mateos? Esos si que eran animadores socioculturales, y no los de Sálvame. Maravilloso el Hormigas Blancas que le han dedicado. El Rayo que no cesa, pone uno de los titulares. Imposible mejorarlo.

500.000 pesetas de multa por el Supremo para Rumasa? Una ganga. ¡Que me lo quitan de las manos! Y solo podía ser juzgado por falsedad documental. Hecho que ya no es delito en el nuevo código penal.

Y estamos hablando de 1997…

Al final fue una abeja sin aguijón, un muñeco roto. Con 76 entró en prisión. Una sola semana por su avanzada edad y la salud delicada. Un abrazo, ruizma!

Konek.

2 comentarios en “Revista de playa: episodio piloto

Los comentarios están cerrados.