Reescribiendo la realidad

Hay veces que damos por supuesto muchas cosas. Y luego igual no lo son tanto.

Pilladas al vuelo en la calle:

  • “Tia, me he tuneado el potorro”. Traducción: Me he depilado a la laser forever and ever todo el vello púbico.
  • Osea1 a Osea2: “Pero es que con este tio es todo super distinto. Mis amigos me dicen que es un chungo, que no fie. Pero el otro día estuve super agusto con él. Ibamos andando y a las primeras de cambios, zas! se me iba la mano a agarrarle la suya. Tia, ya sabes que para mi dar la mano es super importante, super complicado que me salga de manera natural. Es casi más sencillo darle un beso, es casi más sencillo echar un polvo, que darle la mano a un tio“. Di que sí, guapa, tu serás una alegre, pero el mito de Meg Ryan no puede caer así como así.

5 comentarios en “Reescribiendo la realidad

  1. “Me he tuneado el potorro”… a mi se me notaría que estaba escuchando la conversación… no podría aguantar la risa! 😀 😀

  2. En esa tuve ventaja. No la escuché yo directamente. Sino, hubiera mirado las llantas fijo! 😀

Los comentarios están cerrados.