Y todos ellos tuvieron razón

Jaione alucinó con la Sala Santana, varias, grande y libres (de precios bajos, la caña a 4 euros)

Nacho “La nadadora”, quien en breve se va a las tierras donde hacen la cerveza, puso verbo a nuestro pensamiento. “Que pesao el Atlas Sound”. Seguro que mañana él es más educado diciéndolo es su txoko. Pero lo primero que me vino a la mente fue “Atlas-pesaund”.

Jaione (2) confirmó que el de Brooklyn mejoró con el paso de los minutos. Tampoco mucho. El disco estaba bien. Pero el uso y abuso de reverb dejó momentos curiosos. Parecía que el “thank You” que soltaba al final de cada canción, el cual volaba en bucle sobre nuestras cabezas, lo hacía él con la boca bajando el volumen de forma manual. Probablemente no, pero nos hizo gracia. Y rebautizamos la pedalera del delay con su nombre latino, “tostonius repetitivus”.

El representante de Heineken les pegó rapapolvo al quinteto de Brooklyn el día anterior, porque demostraron haberse aprendido la lección. Con una naturalidad digna del pelele de “médico de familia”, los norteamericanos alabaron la cerveza que les había permitido tocar tantas fechas en España (y cobrar 15000 euros por bolo. Ahí es nada)

Iban Mato, Mr Getin, alias Pincel, confirmó que el bombo se había roto y habían puesto en su lugar una chapa de altos hornos. Y que la teclista, al menos en las primeras canciones, podía haberse ido a hacerse la manicura que nadie, salvo los fetichistas de rasgos orientales, se hubieran dado cuenta.

Jaione (3) confirmó a su manera el acierto de TPOBPAH haber fichado a un segundo guitarra. “Toca muy bien”, mientras ponía su mirada Encarnita Polo. Y es insultantemtene joven, añadí yo. ¡Ninguno de los muy cabrones tiene nada de tripita! Además, el chato tenía un aire al Andy Bell pre-talón nominativo, lo cual siempre es un punto.

El cantante de We Are Standard miraba con cara de envidia, confirmándole que es posible hacer un grupo indie, popero, que haga bailar a la gente, y no decir gilipolleces entre temas. Bueno, al menos ayer no se entendían.

La J antes nombrada pasó con holgura el examen habitual: las cuatro primeras canciones. Luego la cosa decayó en la zona media. No por falta de fuerza, sino por repetir plato. Claro que no puedes ir a un concierto de The Pains a jugar a las 2 diferencias. Porque te puedes enfadar, mosquear e irte a las primeras de cambio. Hay que ir a gozarlos. Este año, a ser posible. Y si son sólo 30 minutos, mejor.

La Gente de UnoDos (¿Cómo es que no fuieste, garabat?) expresaba cierta alegría ante los temas nuevos, que se movían menos de la guía central que las placas tectónicas de Alaska. Y con ello no nos estamos refiriendo a las caderas de la mujer de Vaquerizo.

Javier “araña” movía la cabeza en el concierto. Lo cual significa que mañana sube la Bolsa de Tokio.

Christine “Flow” nos comentó que alguna canción del bis le sonaba como si ya la hubieran tocado antes. Y que había un tema “demasiado”. ¿Bueno?¿Elegante?¿Atractivo?No, demasiado Jesus “just Like Honey”. Es lo que puede pasar si eres más viejo que Pocoyó.

Alex Brandy Hips se plantó emulando a su tocayo Cooper en los ropajes.  Redios, si parecía un Fleshtones. Estaba extasiado. “Han sonado mejor que nunca, que en el P.Sound, que en Londrés”. Puede que llegara a esa conclusión por la apretura de su camisa y su jersey sobre la yugular.

Me dejo muchas opiniones fuera. Lo sé. Por ejemplo, la de las gentes que conozco en los mundos virtuales y a las que invito se estrenen en este blog dando la suya en los comentarios.

A la salida, fumando el cigarro que siempre hay que fumar al salir de cualquier lugar, dos chicas paseaban por la acera contraria (que en este punto significa la que está al otro lado del arcén) con dos vestidos que, sinceramente, espero fueran de camareras. La otra opción es que les hubiera pillado el incendio del Coloso en Llamas. Bueno, se hacen la idea del montón de ropajes, ¿no?¿NO?

19 comentarios en “Y todos ellos tuvieron razón

  1. Grande! y ésto “El cantante de We Are Standard miraba con cara de envidia, confirmándole que es posible hacer un grupo indie, popero, que haga bailar a la gente, y no decir gilipolleces entre temas. Bueno, al menos ayer no se entendían.” jajajajjajajajajjajaja

  2. Bradford Cox ha sido un pesado de esos que aparecen en tu casa vendiéndote enciclopedias y le pides por favor que se tire al tren.

    Los Pains bien, pero lo que dies, la media hora del PS fue en el momento idóneo y estuvo mucho mejor, que sin el efecto sorpresa estas cosas ya no son lo mismo.

    A ver si el año que viene nos acordamos de ir a verlos o nos da una perezota de flipar.

    Le traeré una cerveza de ese país, aunque yo siempre fui más del lúpulo… ah, y que a usted le sienten bien los pasteles por la zona de Belem.

    • Yo apuesto ahora mismo por “perezota”, pero Dios dirá. Y el resto, pues como casi siempre, solo puedo mover la cabeza como en”wayne´s world” para afirmar.
      Las Natas de Belem son las que pagan luego el Gimnasio de todo el año 😀

  3. Para mí, Atlas Sound ha sido lo puto más, y ese Shelia ha sido el momento musical del año tras el Down by the river de Neil Young en el Velódromo, y ahí arriba dejo el listón.
    Los Pains of Lolailo, pues mucho mejor de lo que me esperaba tras las crónicas cuchillo de JNSP y demás. Distorsión que tapaba en su justa medida esas melodías imperecederas, con lo que respondo de paso a lo último que apuntais: estas canciones son eternas. Ellos ya veremos.

    Te pones una camisa y te llaman matagatos…

    • marli, pero si tu y yo hemos coincidido varias veces con la misma camisa de miniajedrez antes de conocernos. Por cierto, aquella me la pillé en gijón, que mola mogollón. Esta noche he visto aquí el docu musical de visión obligatoria para toda banda: the story of Anvil.
      El martes nos cruzaremos por torrelavega, a caraperro (la mia)
      saludines

  4. A mi me gustaron mucho. No sé si fue, como dice Marlon, por los comentarios del JNSP que pensaba que iban a defraudar, pero no fue así.

    No sé si será verdad, pero nos comentaron que iban a tocar en el FIB y en el Jazzaldia del año que viene…

  5. Yo estoy con el señor Brandy: Atlas Sound me resultó muy grato y los Pains mejor de lo que esperaba. Y le dije lo mismo a Marlon que Christine, un tema totalmente Jesus & Mary Chain.

    Señor Brandy, anoche había demasiadas camisas de cuadros, nosotros incluidos…

  6. Alo!
    Para mi, la propuesta de Bradford Cox resultó ser lo mejor de la noche. Ni tostonius, ni repetitivus ni pesaund… Quizá tenga que mejorar el acabado de su directo pero ese sonido y ese concepto molan.
    Sobre los TPOBPAH (parece una palabrota en ruso…) quiero decir que yo por 15.000 euskos alabo en público hasta a la SGAE!!! juas juas! Me han debido de perforar el timpano estos chicos porque tengo un piii desde anoche que no lo consigo apagar. Los prefiero en el disco que en vivo, osea, me gustan más sus canciones que su directo.
    Sobre las chicas y chicos que paseaban fuera de la Fever esperando entrar para disfrutar del gran Sven Vath, mejor no digo nada…

    • que estampa, eh? los poligonas, que no son chicas con faldas de muchas capas….ah~i, tumbando aguja de lata cervecera, con el gran sven

  7. Atlas Sound estuvo bien para calentar el higado.
    Recalcable lo bochornosos que eran los guiriserasmus de la primera fila, y como no la cantidad de féminas en el local.

    Los poligoneros debieron de gozar con Sven Vath!

  8. Aquí uno que fue desde Oviedo expresamente a verlos después del subidón del PS2009, y exactamente las mismas sensaciones: canciones que te hacen bailar y disfrutar como si tuvieses 16 años de nuevo. 1 hora de felicidad total!

    Sin duda el 2009 ha sido el año de los Pains

  9. Pues no sé porqué -tal vez criticas de JNSP- pero cada vez me gustán menos los conciertos que mueven tanta gente; se hablan semanan antes de los grupos cómo si fueran algo novedoso …

    Al final no puede acercarme a Santana27, pero acabé en un bar conocido de la comarca del Bidasoa escuchando a Mamut en p´tit comité y la verdad me gustaron un montón, tramistieron mucho y a un precio muy bueno.

    Creo que cada vez me gusta más escuchar a grupos NO muy conocidos y en salas/bares NO muy grandes. Pero claro, éstos últimos no suelen tener demasiadas criticas, comentarios … en los blogs músicales de la categoria de JNSP etc.

  10. A mi me gustó el concierto, nada nuevo bajo el sol, pero tampoco me hacía falta. Me dió pena perderme a Atlas Sound porque ultimamente no dejo de escuchar a Deerhunter, que tampoco es nada nuevo y tampoco está nada mal…en fin que volví pensando en escuchar los discos olvidados de RIDE, porque joder estos chavales suenan clavados a RIDE.

    • Lo de Andy Bell iba un poco por ahí, Dani. El parecido es asombroso (o bueno, nada asombroso) en algunos momentos

Los comentarios están cerrados.