Democratiza que algo queda

Primero fue el necesario – todos los pasos a describir los son- abaratamiento del proceso de grabar canciones, con ordenadores caseros que hacían las veces de más amplios estudios a nada que le pegaras dos plugins de reverb.

Después llegó el “votanos para entrar en el concurso”, la publicidad de coste cero escondida bajo el celofán de la participación. Y la amazonia fotera, con miles de árboles iluminando los conciertos en lugar de las elegantes instantáneas de los aficionados o currelas más profesionales. Todos teníamos derechos a tener una foto de nuestro artista, o un vídeo, sin tener que pagar por ello ya que ya hemos cotizado la entrada.

El siguiente paso, otra vez del lado del autor, fue pedir pasta con dos cojones para que pagaran tu disco. Este lo hizo bonito. Aquel lo hizo elegante y detallista. Ellos le echaron mucho morro.

Y ahora llega el “tú también puedes ser promotor”, una idea anglófila que empieza a implantarse en nuestro país y que “democratizará” el trabajo de los promotores de conciertos. Otro quesito más en el paupérrimo trivial de un creador musical.

La idea se la imaginan: pides que un autor actúe en tu ciudad con un change.org o algo así. Pagas por adelantado – “ya que he pagado voy a ir”- , esperas al mínimo de asistentes al concierto, te regalan chapas, camisetas roídas y pelos del entrecejo. Y de paso metemos otro intermediario. Sin olvidar que este sistema promocional sigue pegando a lo alto, sin apenas trabajo de cantera.

El modelo teórico me encanta, como también adoro el del comunismo y os estoy escribiendo desde un móvil. Pero cuento los días para el siguiente paso: Por 2 euros elige los acordes que quieres que suenen en la siguiente canción de X. Por apenas 10 elige la letra. Por 20 saldrá con tu camiseta preferida. Y en webs especializadas existirá la posibillidad de poder acostarte con él.

Un despiece fenomenal en el que la creatividad y la autoría comienzan a volcarse al lado de los estilistas y contables, dejando de lado el mundo del pentagrama