Bienvenido, otoño

[Este post contiene audio incrustado al final del mismo]

Hay días en los que llueve mucho fuera y lo de dentro se humedece. Sin tener que abrir la ventana para nada. Será cosa de la humedad o el viento. No lo sé.

Pero en vez que cojer un catarro, nos entra la melancolía. Nos parecen sublimes los Smiths y hasta la eterna genial canción de The Sundays. Y apagamos la tele y nos ponemos a mirar un punto fijo que ya puede ser bosque o cemento, viendo caer agua como en los viejos anuncios de Fá (pero sin chica bajo la cascada).

Queremos llorar un poquito, sin tener nada grave por lo que hacerlo. Eso sería paradójicamente el colmo de nuestra felicidad. Bienvenido, otoño.

Northern Portrait:

9 comentarios en “Bienvenido, otoño

  1. La melancolía es bella. San Sebastián sólo es soportable bajo la lluvia. Me encantan los días así, sobre todo, en otoño.

  2. Creo que fue Munich’72 o Alemania’74. Es que uno ya tiene sus años…

    “La melancolía es un vicio”. De ser cierto, eso la haría más atractiva aún.

  3. Se lo leí a Anari en una entrevista, “tengo el vicio de la melancolía”, me gustó mucho… y creo que es así, crea adicción, es peligrosa…

Los comentarios están cerrados.