Algo huele a podrido en Din-a-Marca.

Dí que es domingo a la tarde, el momento maldito, y que las hadas fueron buenas con nuestra ingesta nocturna de ayer, pero pensando pensando me he dado cuenta  de que, al menos por mi región…

  • La gente joven ya no va a los conciertos. Añadiría que “la mayor” tampoco, por más que me acerco a esa edad.
  • Que siempre vamos los mismos (¿a los mismos conciertos?¿Hay más gente ahí fuera?). Y pocos.
  • Que la gente dejó hace tiempo de ir a los bares por la música que ponen. Dado que casi siempre es la misma, recuerdan los espacios por las tias que había dentro o fuera de la barra.
  • Que, como dice Arturo, “se gasta más dinero en marcas de ropa que en discos“.
  • Que es más importante conseguir que poseer.
  • Que a un chaval le dices que tiene la casa “manga por hombro” y te dice que no, que tiene todos los comics japoneses guardados en un cajón. Cuando todo el mundo sabe que su traducción real se refiere a un intercambio entre pares: “Nos agarramos una manga y te pongo el hombro para eso de lo que quieres hablar”.
  • Que la música independiente se ha convertido en fondo sonoro de spot televisivo para todo el mundo. Y ni por esas, o no siempre, es acicate para una difusión más popular.
  • Que, al menos en el pop-rock, no hay un claro relevo generacional de asistentes.Hablo en términos generales, que siempre hay -viejas-bandas -que ahora dan el- pelotazo o eso. ¿Precio de las entradas?¿Mejor jugar a la Play?
  • Jugar al Band Hero y considerar que haces música es como tirar un huevo al aire y vender los trozos que quedan como obra de Adriá.
  • Que la mayoría de bandas que hacen música ( y yo escuché, y son varios cienes)  quieren ser revolucionarios y rompedores musicalmente como…los últimos 3000 números 1 de los 40. Que tocan porque quieren retirarse, no porque quieran crear algo personal. O quizás sea tan personal que sea popular a rabiar.
  • Que no creo que de un Gazteleku salga una banda, o una promotora amateur. Ni nadie que haga tecno, por más que la juventud guste de sus usos sociales.
  • Que la gente dice que le gusta la música, pero que realmente eso ya está para ellos en una categoría más alimentaria que cultural.
  • Que nadie se plantea montar un concierto en su garaje.
  • Que todo el mundo está en su derecho de hacer lo que le venga en gana con su tiempo libre, pasando de lo que este amargadín pueda opinar.

24 comentarios sobre “Algo huele a podrido en Din-a-Marca.

  1. Señor Lo:

    Y digo yo. No será que tenga algo que ver que mañana vuelve usted a la oficina.

    Aunque en líneas generales estoy bastante de acuerdo con uste.

  2. Estamos de un alegre sambódromo ¿eh? Te tengo dicho que que nada de ponerse a pensar -menos tan certeramente, menos el domingo por la tarde-.

  3. iturri: pues quien sabe, no se lo voy a negar 😀
    J: ok, nada, me pongo el futebol y me abrazo al Pulpaul y así me escamoteo entre el tumulto.

  4. love, muy de acuerdo en todo.
    También pienso que hoy en día estamos tan saturados de impactos por todas partes que no hay tiempo de disfrutar de ninguno.

    Ánimo mañana!!! sin pensar, uno, dos,y uno,dos!!

  5. Anda, pues como usted mismo. Haga la suma de lo que gastó en ropa y compárelo con el gasto en LPs
    (Y me consta que no es un faxon victim auqnue visite mucha tienda de ropa).

  6. En general estoy de acuerdo, no es el plan de cada fin de semana de la mayoría de los jóvenes acudir a conciertos, pero creo que todavía quedan algunos que se devoran las agendas músicales para ver que pueblo/ciudad van a conocer el fin de semana con la excusa del concierto.

    Serán menos los que acuden a los conciertos, pero creo que no fallan a ninguna cita.

    Cierto es que en los conciertos siempre están los mismos, – los que van a ver el grupo + los del pueblo del concierto – ¿ pero de verdad importa ?

    Creo que esto de los conciertos y festivales no terminará nunca, aunque cierto es, que existieron tiempos mejores; ¿ tal vez ahora los jóvenes tienen un abanico más amplio ? es cómo quién dice que cerrarán los cines porque la gente se descarga peliculas por Internet.

    Nos vemos en algún concierto, cómo siempre estamos “los mismos” :)

  7. Amén hermano! :p

    El intentar mover a gente a los conciertos es una de nuestras luchas diarias. Y no te creas que los de min generación y las que vienen son demasiado movidos..

  8. Pues yo no veo muy clara esa depre teoría. Los festivales de música están creciendo en espectadores de una manera que asusta. Otra cosa en la proporción de edad (no faltan los jóvenes, por lo que uno ha visto) y el interés en la música (está claro que más de la mitad van a ligar, mostrar su peinado y debatir a gritos con los compañeros todo tipo de ocurrencias inútiles, cosas muy respetables y tolerables, faltaría más). En todo caso serían los conciertos de diario o domésticos los que se están quedando más calvos, ¿no?

    • Yes. Mon, a esos me refiero. Las citas únicas suben, y las de diario bajan. Y no me refiero al amor.

  9. pruebaprueba pruebapruebaprueba prueba pruebapruebav vv prueba v v v v v
    pruebavvpruebav pruebavpruebaprueba prueba v prueba prueba pruebav v

    • Mononcle, erradicar el grito pelao en los conciertos es imposible. Ya todo el mundo habla sin parar, hasta los que se quejan e incluso los músicos… ayyy los músicos, son los peores!

      Una pregunta para los mayores, ¿realmente ha bajado la asistencia a conciertos locales de diario? Es decir, si hace 20 años en los pequeños conciertos no erais también los mismos cuatrogatos de siempre.

  10. Por alusiones dobles:

    Si la cháchara en los conciertos es imposible de erradicar, habrá que verlos en DVD. Más vale solo que mal acompañado. El mejor (peor) especimen es el que se dedica a explicar a su amigo cuánto sabe y cómo se conoce las canciones del artista que está actuando, sin atender ni por un minuto a éste. Lo viví hasta el delirio en la anterior visita de Elvis Costello en el Jazzaldia.

    Lo de la asistencia a los conciertos de diario en el pasado es un poco difícil de calcular, porque entonces los conciertos de diario (o cada dos semanas) eran Pretenders, Ramones, Psychedelic Furs, The Cure, Frank Zappa y así. Éramos siempre los mismos, pero éramos 1.500.

  11. Si, Oncle, cuando tocaba Family, La Buena Vida, o La Insidia y El Joven Lagarto, también eran 1500 😀 ¡Peacho bares que debían ser!

    lo de verlo en DVD, con todos los respetos, para usted. Una cosa es Toronto y otra Torontontero. Siempre hay gente que habla, a veces nosotros, a veces otros. Pero de ahí no se puede sacar una ley. Y menos cuando lo que tienes enfrente es de carne y hueso y no una cinta con declaraciones de Bono (el 99% las tiene, por eso lo digo, debe ser exigencia de los que hacen los dvds en taiwan)

  12. Es que los internacionales entonces eran esos, también conseguían esas cifras grupos hoy casi olvidados como The Sound o Gruppo Sportivo, que iban al Polideportivo y lograban buena entrada, aunque hoy serían equivalentes a los conciertos de Gazteszena; los conciertos locales, pues dependen, los había de 50 y también de 300 espectadores, en casos de grupo sin disco. Y la mayor parte de las veces, no en bares, sino en institutos. De todas maneras, creo que la comparación no tiene mucho sentido.

Los comentarios están cerrados.