Los bicipeatones

El Ayuntamiento de Donostia acaba de anunciar una campaña informativa – dado que se entregará a cada infractor un papelito con sus datos, y un número de euros a pagar bien detallado- para la convivencia entre ciclistas y peatones en las zonas comunes.

Dado que nos caracterizamos por no haber sido capaces de lograr esa armonía en otros campos (futboleros, pacíficos, hosteleros, humeantes, hogareños, ideológicos), todo indica que estamos en el camino de poder lograrlo una vez más. Nuestro consistorio, a fin meramente recaudaANIMOSO, ha colocado unas sanciones para esos malandrines que se piensan que la calle es suya y ensucian la imagen de Donostia en el mundo. No, no hablo de los cocineros y sus peleas de patio.

Las cuantías son meramente simbólicas para lo que vale un piso en la ciudad. 200 euros por ir con auriculares o hablar por el móvil, 50 por pasear sin luz o por la acera, o por viajar sin timbre -válgame Dior-.

Mientras uno discurre y ve que es más barato pintar un vagón de Renfe o dejar el coche 3 meses en un parking, piensa que como comienzo no está mal, pero que si queremos llevar a la ciudad al lugar al que pertenece y que nunca debió abandonar, la cosa podría mejorarse con algunas medidas complementarias:

  • Somanta de hostias -por la convivencia. Siempre por la convivencia- al korrikalari que circule por el bidegorri, algo muy habitual dado que tenemos muchos gamos preparando la Behobia. Si es pronto pago, o pego, lo dejamos en rotura de escafoides.
  • 50 euros para quien no conjunte pantalón y camiseta. Descuento por jersey anudado al cuello.
  • Otros 50 si la ropa no lleva un logo visible que ocupe media prenda. Se hará rebaja por viaje en grupo. Las chicas no pagan, como en las discotecas.
  • 50 machacantes, o 100, ya que estamos, a los niños que berreen mientras viajan en bicicleta. Los peatones pueden sufrir traumas acústicos o cefalea, y no disfrutar de las clavadas de los pintxos o la belleza de la zona romántica de la gran urbe.
  • Los peatones podrán, en legítima defensa, esgrimir catanas y armas de fuego homologadas o no para aumentar la habitabilidad de las zonas peatonales. Esto incluye los vigilantes oficiosos de obra (aka jubilados)
  • Como decía @tipitto, también habría que multar a las juventudes ligeras de ropa, como causantes de percances en grado de tentativa.
  • Queda para el futuro 2016 señalizar a los perros como boyas de mar y venderlo como un faro del proyecto. Tras BIO, EURO, TRANS y demás, bien podría llamarse CAN y buscar algo transfronterizo con la caja navarra

5 comentarios sobre “Los bicipeatones

  1. Lo de conjuntar pantalón y camiseta lo veo crucial, pero y las sandalias con calcetines? Se seguirá permitiendo de forma gratuita o habrá una multa cuantiosa para quienes no sean alemanes y vayan de esa guisa? Abogo por una cuantía variable para teutones en función de como ande el tema de la prima de riesgo.

    • teutones, y teutonas, no lo olvide 😉

      Un detalle crucial el suyo. Apuntado en el “debe”. ¿y los que hagan reparto tipo Chino? me refiero al tipo de pantalón, claro, no a los restaurantes de corte oriental

      • y no descarte que no sea un desplante al gusto socialista de ir a todas partes -inauguraciones de cosas, vamos- a lo Verano Azul

  2. Efectivamente, tiene Vd. toda la razón: Me había dejado a las teutonas por si mi acusada distaclia me traicionaba y la liábamos… Pero vaya: sí, inclúyanse éstas, inclúyanse.

    Para el tema de los chinos, pantalones, habrá que consultar las nuevas tendencias de moda cada temporada y actuar en consecuencia. Ergo, una normativa municipal por cada estación del años. Con respecto a los chinos de los restaurantes y otros comercios, abogo por importar de Bilbao, habida cuenta que no son del agrado de Azkuna…

    Y el verano en esta ciudad, no lo dude, ya nunca más será azúl; si eso, será verde (o más bien, marrón guarroncete) cuando tengamos los contenedores del puerta a puerta al aire, como las gafas esas sin casi montura. Dicho de paso, toda una ofensa esto para los que tenemos gafas de pasta…

  3. Lógicamente quería decir disteclia, no distaclia. A eso mismo me refería con evitar lo de las teutonas…

Los comentarios están cerrados.