Tenniscoats @CafeOto : Close to you

Nuestra previa al glamoroso arranque del torneo de la elegancia nos pilló con la chaqueta de sport bien abotonada. El tiempo cambiante y un paraguas demasiado barato para los usos predispuestos – traducción: en la papelera a las 8 horas de actividad- nos llevaron, pasito va pasito viene, hasta el Café Oto.

Un emplazamiento especializado en músicas abiertas, precioso, muy acogedor, con mesas y sillas dispuestas por toda la sala y una barra de bar que te cierra en los morros en cuanto comienza el concierto. Si “silence is golden”, la sala debía estar llena de petrodólares. Nadie abrió el pico durante los 90 minutos de show.

Los japoneses Saya & Takashi Ueno, inframundialmente conocidos como Tenniscoats, se plantaron con una formación de combate, también conocida como “Hand luggage” o “Blogotheque bajo techo” ): guitarra española, teclados de comunión, melódicas y un piano de cola ya presente en el lugar antes de su visita. Más que suficiente para encandilar a todos los presentes. ¡Vaya concierto más tierno y encantador!

Paseándose sin parar por el bar, adaptando el concepto ambiental de sus canciones (Tenniscoats – Temporacha, aunque ya tienen un disco nuevo 2011 en la calle) al espacio escénico y con cierto aire improvisado, sus creaciones –repartidas en tres tandas- sonaban mínimas, esponjosas, repletas de parsimonia, con una contagiosa diversión y alegría ejecutante.

El teclado se interpretaba para los cuellos de sus camisas. La ejecución, basada en progresiones de acordes con pocos cambios más allá de sus intensidades y una voz que brincaba sobre ellos, se aderezaba en ocasiones con curiosos encontronazos entre ellos. Ella parecía querer tocar las cuerdas, o jugar con él. Y aún recuerdo las risas del chico, casi carcajadas, cuando ella corría a toda prisa por la versión de Burt Bacharach que interpretaron. O el momento en que su macarrónico inglés intentaba decir “This song”. Sin olvidar la traducción simultanea de una canción ofrecida por el guitarrista.

Quizás por el occidentalismo que sufrimos, pero la primera ración de melodías pudo ser una mezcla entre el pop, las nanas y los cantares tradicionales japoneses, la cara AA y acústica del Two Sunsets que firmaron a medias con The Pastels (con acentos en la é, que se dice así, oyes). Demostrando un estado superior a la hora de componer que el resto de seudo creadores. No solo por demostrar conocimientos a la hora de tocar el piano y realizar dibujines casi infantiles, sino por saber transmitir seductoras emociones escapando de las estructuraciones tradicionales.

El sosiego se mantuvo pleno de interés hasta el final, salvo dos AÚN MÁS GLORIOSAS excepciones de marcado caracter popero (ésta, una de ellas. IMPRESIONANTE, PELOS DE PUNTA) que perdonarán no identifique porque no tengo ni pajolera idea de sus títulos. Celebramos la última nota del encore, sonrisa gigante mediante, con un tempranillo a precio de Bodega de Arzak y la compra de un souvenir más tarde autografiado para no olvidar jamás ese momento tan celestial como enamoradizo y maravilloso.

Baibaa ba bimbaaa, niii baba buuuuu

[La foto es del flickr de la sala. Tiene todos los derechos reservados, pero nos permitimos hacer una versión de la misma. Hey, colegas, que son músicas abiertas, hombre]

2 comentarios en “Tenniscoats @CafeOto : Close to you

Los comentarios están cerrados.