Narices de payaso a 75 euros

Actualización: Los promotores confirman que el concierto de Wilco no se celebrará en Bilbao. Pero me reafirmo en que los comportamientos descritos se dan cada vez más a menudo.

Dentro de poco, menos tiempo del que creen, con la adquisición de las entradas de algunos conciertos especiales les caerán regalos. Como en los cotillones de nochevieja.

Usted adquirirá el ticket, y le darán una bolsa con regalinas. A las entradas normales les caerá una nariz roja de payaso. Y si usted es VIP Platino (tarjeta y tabique), recibirá coloretes para la cara, un librito con gags y un traje de arlequín. Lavado una sola vez con suavizante del Himalaya, tranquilos. Así ya estará perfectamente pertrechado para la fiesta a la que le invitan los promotores musicales nacionales/locales.

El último circo ha tenido lugar en pistas cercanas. Hace unas semanas, para regocijo de sus fans, la banda Wilco anunciaba gira nacional con paradinhas en Madrid , BCN y Donostia.

Y, en una dinámica algo menor pero ya conocida, comenzaron las ansiedades adquisitivas. Aunque los precios estuvieran en el límite de lo prohibitivo, todos fueron/fuimos cayendo al soplo de la flauta de Hamelín. “La anterior vez fue increíble”, “son unos clásicos modernos”, “Por un día, me voy a dar el regalo de la entrada”, “A ver si tocan esta o esta otra que me encantan”. Los típicos engaños que se le hace a un cuerpo obeso cuando quiere empezar un régimen mañana. Siempre mañana.

Así, gastamos el f5 para conseguir nuestro deseado trono, pagando el elevado precio 8 MESES ANTES DEL EVENTO EN CUESTIÓN – sobre esto ya hablaremos otro día-. Pero, como decíamos el arranque, mucho antes de ese 3 de noviembre nos ha llegado el obsequio promocional con el que arrancábamos el texto.

Wilco (perdón, el promotor bilbaíno de su concierto) acaba de anunciar, con el 67% del taquillaje donostiarra vendido, que el 4 de noviembre, the day after, actuará en Bilbao, en un espacio para 8500 personas.

No es disparatado pensar que las entradas serán más económicas. Que se podrá beber – sobre todo si el promotor es quien pienso, capaz de montar barras hasta en los herrajes de la batería- y disfrutar de un modo más roquero del evento que en una silla, disposición natural del donostiarra para desmelenarse por un día.

Los hay quienes verán en este punto una genial segunda oportunidad para disfrutar de tweedy y los suyos – una idea totalmente deleznable, como ver un peliculón dos días seguidos-. Yo lo único que veo en estos momentos es una tomadura de pelo, un acuerdo extraño entre organizadores locales, una entente cordiale de “hasta que no venda lo suficiente no anuncies el tuyo”, una estúpida pelea entre poblaciones demasiado cercanas por “ponerse en el mapa de la ciudades culturales del mundo”, una regla no escrita –de la que pronto tendremos más noticias locales y verdes- que dice que hasta que no acabe una gira no se puede anunciar la siguiente fecha nacional, por muy cercana o lejana que sea esta en el tiempo. Apoyándose en el intrincado sistema de adquisición de entradas por vía informática (es más sencillo que AcampadaSol gobierne en España o que Jorge Drexler diga algo no empalagoso que devolver tickets a General Tickets)

Así que, cuando gusten, pasen a por su naricita. Y vayan buscando un traje que les vaya a juego. Lo usarán más de una vez a partir de ahora

5 comentarios en “Narices de payaso a 75 euros

  1. Aupa Poz, un par de cosas. El concierto lo ha filtrado alguien pero no esta confirmado…Es una ampliacion de gira que el grupo ha planteado en vista de lo bien que ha arrancado esta hace unos dias…Han decidido ocupar su dia libre que era el 4 en otro bolo. Pêro es una posibilidad nueva, por eso no esta cerrado. Ni estaba pactado ni nada. El promotor es el mismo. El recinto estara aforado en 2500-3000 y los precios similares porque, si no, se pierde dinero… Salud!!

Los comentarios están cerrados.