(Medina A)Zahara

web-zahara-junio-2009-SS (4)Los excesos siempre tiende a la incredulidad y la fantasía. Ya puedes hacer el amor seis veces en una noche o correr 10 kilómetros en 5 minutos que tu oyente se quedará con la mosca -y medio panal- detrás de la oreja por muy cierto que pueda llegar a ser.

Claro que para ello, todo debe ser cuantificable y medible de manera universal. Porque hay términos demasiado ambiguos y abiertos. ¿Cuanto es dormir suficiente?¿Cómo de feliz o triste se está?¿Cuando una persona es maja o muy maja?

Ésta última pregunta nos la hicimos mientras veíamos el concierto de Zahara, una de las aspirantes al trono de Lolita Pop, en la FNAC donostiarra, mientras recordábamos la frase de una señora experimentada en la vida: “No te fies de quien enseña todo el rato los dientes”.

Porque Zahara es entre temas pura candidez, simpatía, cercanía, nerviosismo ingenuo. Deja dulces regalitos a los asistentes en sus asientos. Alguno de los presentes ya se puso a calcular cuantos bolos de la chica debería ver para saciar sus necesidades azucareras.

Pero hay niños que no pueden probar la golosina y mayores que sólo viven con ellas. El exceso de azucar puede cargar, darle un toque de irrealidad al tema, tender a pensar que tal exposición o exceso raya el montaje o la impostura. . Aqui somos más extremos con las modas, amiga Zahara.

Guapísima bajo el modelito Wimbledom (cuyo patrocinio está tirado, solo hay que meterle un “ha” casi de suspiro a la marca galega más famosa del grupo Inditex), la cantante y compositora se plantó en solitario en la sala, cuyos asientos se llenaron.

Un vídeo de 10 minutos nos introdujo en la grabación de su “maravillosa historia” de debut. Las artista más 2.0 del momento fue desgranando los temas, que al final es lo que quedan.

Y sus canciones están más cerca de Conchita que de las divas del lolita, todo hay que decirlo. Poquito que ver con el folk USA femenino y mucho con el cantautorismo patrio XX actual. Mucho más cerca de los Sundays o Xoel por la forma de cantar que de otras feminidades.

Lo cual no implica que deba ser malo, sino que anda fuera de esta etiqueta-seña, en otra liga. Me gustaría tener el entusiasmo que muestran otros espacios, quienes acertadamente huyen de posibles comercialidades a la hora de ver un concierto, pero me guardaré una opinión completa hasta escuchar el disco entero

Tiene temas imperecederos, como “La canción más fea del mundo” o “Merezco” la próxima sintonía de La Vuelta a España. “Ya soy un politono”, acertó a detallar entre risas del público antes de cantar dicha canción . Preparados quedan para el bombardeo.