Jai(atzo)-neke(gaur)-n festival

Que otros hablen de Bibikin, que llegué tarde y, para lo que ví, mejor aplaudo las opiniones ajenas. Durante unos minutos sentí que había entrado en un agujero de gusano y, cual Murray, había amanecido en el festi de Blues de Hondarribia. Mis allegados traducirán esta frase como realmente se merece.

Innegable, ahora y al final del texto, la propuesta popular del arranque festivo del Jai(atzo)-neke(gaur)-n festival donostiarra. Centenares de personas, miles, en la playa, pasando de esas nubes grises que se irán a finales de marzo del 2012 de nuestro cielo. Saludo al director del cotarro (y a otra decena de personas), que está contento por no usar el chubasquero. Y me acerco a Eivind Aarset Sonix Codex Quartet (burgos, santander), la primera de mis sentadas, lamentando haberme perdido a los Elephant 9 quienes, en palabras de Rosco Pertonne, fueron Elephant 10.

El escenario Heineken Txiki ha cambiado de posición y forma. Para mejor. Alejando birras y charlas y presentando un espacio más dedicado al disfrute musical que, amigos, dicen que es de lo que se trata. Lo del noruego Aarset debe estar inspirado en Bugge Wesseltoft y Nils Petter Molvaer y el salmón ahumado y las trenzas de Pipi Langstrum, pero el rato que le vimos aquello sonaba a Radiohead y Cream hasta el infinito y más allá. Me pasé un buen rato mirando al lateral, esperando que el cantante de divertidas danzas asomara por un lateral. ¡Joder, si se me quedaron los ojos picuetos y todo!

Bajamos a la Frigo, la terraza inferior del Kursaal, para asistir a un supuesto tapado que, a tenor de la asistencia, no lo fue tal. El espacio estaba a tope para disfrutar del neosoul del Pánama Blacc, pincel de tela blanca y –piel y- alma negra.

Sus composiciones son cromosómicamente femeninas y lujuriosamente copionas, gustándose muy mucho a la hora de evocar los pasajes más románticos de Marvin Gaye(r) . A mí me recordaba demasiado a la música que sonaba en los altavoces cuando me sacaron las muelas del juicio, así que no pude gosarla como estaba estipulado. Tampoco ayudó que el pavo se cascara su megahit “I need a dolar” con una diversidad (punteos, slapping) que para Doñana viene de puta madre pero para los focos de un show, pues algo menos.

Y, siguiendo con la comida sana, dejamos al pavo para flipar con el polio que montaron los africanos en el escenario principal. Staff Brenda Bilibildu nos llevaron a la Sudáfrica de Jonhhy Klegg, la alegría de vivir y la superación de todas las taras, con la música como aliada y muchos ritmos cimbreantes bien seguidos por una playa bien repleta de gente que…perdón, me voy a honrar al patrocinado principal. Venga, luego estamos.

5 comentarios en “Jai(atzo)-neke(gaur)-n festival

  1. BBKing lotsagarria izan zen…
    You are my suuuuuunshiiineee,..Oh when the saaaaaints…….
    Se tocó mas las orejas que la guitarra… Que me devuelvan el dinero!!!

    • La devolución de los tickets se hará en los puntos habituales. La de neuronas, sorry, no está contemplada

  2. Bueno.. como no estoy para currar voy a comentar el resto de conciertos:
    Aloe Black: me gusto bastante.
    Benda Bilili: bien. ( y eso que la world music no es lo mio)

    Hala, ya ves que tampoco estoy para comentar nada.

  3. Bildu dice que hará una consulta para establecer los ejes tractores de la devolución del importe de los tickets al pueblo trabajador. También han comentado que reforzarán el servicio de asistencia aErregeBB para ver si tarda menos en salir al escenario (que Garitano no pudo verle)

Los comentarios están cerrados.