Carta a Ana

Kaixo Ana. Aspaldiko. ¿Qué tal estas? Ayer te vi en la tele. Y eso, verte, suele ser una alegría, por tu vivacidad, tu ingenio y sonrisa habituales. Salvo ayer. Ayer Arrate y yo nos quedamos encogidos en el sofá. Tensos. Enfadados. Llenos de rabia. Llorando. Queriendote dar un abrazo fuerte y mandarte mil besos. Quizás esta sea mi forma de hacerlo, no sé.

Ayer te vimos en la tele, y eso suele ser una alegría. Pero en el capítulo de ayer de #UrHanditan (bien Madariaga de presentador, bien Etxegoien de guionista. Buen tandem) ojalá no hubiera salido nadie, ni conocido ni desconocido. Me he dado cuenta de que ayer volvió a despertar en mí la rabia latente de los abusos a menores. Máxime si quien la realiza es un miembro de la Iglesia. No les tengo simpatía, han sido muchos años bajo su yugo estudiantil. Pero no les deseo ningún mal. Salvo que lo merezcan. Si es que hacer justicia es hacer algún mal, que lo dudo.

En mi vida muchas veces he visto ese merecimiento. En EGB, por ejemplo, el director se “fue” al “retiro” por unos supuestos abusos a unos amigos míos de clase. Y en BUP la rumorología habló con los años de casos similares. Y no lo entiendo. No puedo entenderlo.

No me entra en la cabeza como alguien en quien ponemos la educación docente (¡y religiosa!) de nuestros hijos puede aprovecharse de esa manera, con ese despotismo, con ese poder, sobre humanos que aún ni razonan. Pero qué esperar de un país cuyo partido más votado es el más corrupto y cuyo mantra “son casos aislados” tan bien se ha aceptado entre nosotros.

No quiero quemar a todos. No quiero despellejarlos en bloque. No es eso. Pero ayer tuve que apagar mentalmente lo que escuchaba varias veces. Cuando hablaba el teólogo. No por sorprendente, que sus opiniones son habituales en la vieja escuela católica, esa que he vivido yo. Sino porque me revolvía las tripas. Me las tensaba, las llenaba de ardor, de dolor, de pena, de impotencia.

Escucharle decir “qué liberales somos pero a veces que severos para otras cosas” cuando analizamos el abuso de un cura no me entra en la cabeza. Lo siento. Como no me entra que, siendo como somos todos iguales ante la ley, a unos los “castiguen” a un retiro y para otros delicuentes pidamos 10 años de carcel, duración que apuntaba el abogado y sin embargo compañero de algunas fatigas sonoras Pablo Ruiz del Cerro. Pero qué esperar de un país aconfesional que otorga a la iglesia la libranza del pago de impuestos y una casilla en la Renta.

Sigo tenso. Lo noto tecleando ahora. Y triste. Con el estómago cerrado. No tiene salida este texto. No tiene un giro con confettis, no acaba en un punto final majestuoso y catártico. Solo era la respuesta a un deseo, Ana. El de mandarte un beso muy fuerte. A ti y a todos los afectados. Supongo que, de alguna manera, esta es mi manera de hacerlo.

Deja un comentario