Gente, tan solo gente, buena gente

Me gusta encontrarme con algunas personas por el mundo. Gentes que viven en una ciudad ajena que amas. Quizás también porque ellos viven allí. O porque tienes buenos recuerdos de momentos en los que ellos estuvieron cerca, o participando.

Son gente de la que igual ni tienes el teléfono, quizás un twitter, a lo mejor un mail. Pero poco importa, porque cuando te los topas te fundes en un abrazo sentido, y te generan una sonrisa. Y de ahí a la charla, y de ahí a una caña, y de ahí a un cigarro en la puerta.

No hablo de amores. Esos van en otra categoría que baila en cajones sin ordenar. Hablo de personas tan comunes como tú. Unidos ambos dos por algo que te gusta mucho. En mi caso, la música y la pasión que despierta en ellos y en mí. Quizás ese sea el medidor.

Pero como en esa carpeta hay sitio para mucho folio, esta gente a la que me refiero es especial porque te hace sentir bien allá donde te la encuentres. Aunque apenas haya nexos ni cables que os unan, su sola presencia trae consigo una sonrisa sincera y amplia. Y luego cada cual por su camino, recordando el encuentro y soñando con el próximo cruce de caminos. Como nunca te pedirán nada, para ellos va este minitexto.

Una de esas personas de las que hablo aquí responde al nombre de Man Pop.

1 comentario en “Gente, tan solo gente, buena gente

Los comentarios están cerrados.