The Pains Of Being Pure At Heart: Vaselina pop, puro celo-fán

Con el sol abandonando poco a poco la lámina, y un señor con pintas de párroco baptista hablando, los Vaselines repasaron en el pasado Primavera Sound sus hits ochenteros con bastante elegancia y buena respuesta de público, que por algo la nostalgia está en el cromosoma humano.

Era como ver una película que de joven te había alucinado. Regresabas a aquellos recuerdos y sonreías, aunque ya le vieras el hilo suelto a la camisa de cuadros.

Un par de horas más tarde el quinteto The Pains Of Being Pure At Heart tomaba otro de los escenarios del certamen barcelonés. Y decenas, centenares, de personas se agolpaban en un recinto incómodo más propio de un slalom de karts. Nada nuevo en lo musical. Todo fácilmente clasificlable por años, regiones y sellos discográficos. MBV, The Pastels, Sarah… Hasta había temas que nos retornaba directamente, en nuevo celofán,  a los maestros antes nombrados.

Pero el alumno debe ser insolente. Enérgico. Acelerado. Y sobre todo fresco. TPOBPAH (¿a nadie mas le recuerda ese nombre a topanga, la chica de la serie “Yo y el mundo“?) tienen la energía que queremos, la alegría que nos pone las pilas y refresca nuestros gustos añejos. Esa es la diferencia, y la razón por la que no me gusta ver regresar a bandas que ahora rondan la cincuentena. Quedaron en los discos, amigos, que los jóvenes tienen adrenalina para parar un tren. Hasta te incitan subliminalmente a hacerles diseños de camisetas de manera inconsciente. Será el poder del Pop, qué sé yo.

[TPOBPAH estarán el 20 de Noviembre en la Sala Santana de Bolueta (Bilbo)]