Sobre cobrar a grupos para que salgan en tu medio.

Oh, nos rasgamos las vestiduras. Al grito de “hereje”, nuestras piedras vuelna hacia la lapidación – que no pasará- de esos medios de comunicación gratuitos que quieren cobrar a los grupos por salir en sus papeles o webs. ¿Cómo pueden atreverse! Comprar un módulo publicitario a cambio de una crítica que, saben bien, será benévola. ¿Bueno, cual no lo suele ser en los medios masivos?

A mí no me verán con la barba postiza en la fila de los apedreadores. No es más que otro comprensible peldaño, un descenso minúsculo de algo que antes se hacía con Multinacionales, sellos discográficos y promotoras. Una adaptación del modelo de negocio, una actualización que llega a la autoedición más ambiciosa.

Y remarco el palabro, porque como en todos los juegos, si quieres entras, y si quieres no. Ellos te ofrecen un hueco, un OJD cañero y una foto a color. Pero conozco mucha gente a la que todo eso le da igual, y jamás se quejará por ello más allá de unas cañas en un bar un viernes a la noche. Vosotros habéis creado ese mundo en el que seguís queriendo participar. Ahora os ponen más cerca aún el recorte pegado en el local, y os quejáis. Os acercan a la fama, a la giura mundial, a los flashes y las noches eternas por apenas el precio de un pedal (de sonido, no de vino), y ponéis el grito en el cielo. Os dan los mandos de la nave, pudiendo codearos con el Boss, El Prince y El Duque, y no toleráis esa pequeña afrenta económica.

¿No habíamos quedado que hay que echarse a la carretera, que ya no se venden discos?¿Acaso queréis que los sellos que no venden discos sigan pagando vuestros discos y promos de giras?

No defiendo ni ataco a quienes hacen eso. Quizás les vaya bien, quizás no, quizás sea el modelo de negocio necesario para que no cierren. Pero de verdad, cuando se os eriza el cardado os ponéis insportables.

1 comentario en “Sobre cobrar a grupos para que salgan en tu medio.

  1. Hombre, no hay fila de apedreamiento ninguna porque no hay nadie o nada a lo que apedrear (no se dan nombres, aunque no estaría mal tampoco).

    Lo de pagar o no pagar, pues mira, genial, allá cada cual con sus posibilidades. Y tienes razón, es un paso más de algo que venía de serie con la industria musical/discográfica. Pero mira como acabó la cosa.

    El problema no es de los grupos, el problema es de las revistas. Y sin hablar de principios ni nada de eso. Si empiezan así, habrá grupos que no quieran pagar (porque aun quedará alguno que no quiera pagar), lo que hará que al final la revista sea únicamente un catálogo de anuncios, lo que hará que lógicamente grupos y lectores huyan, lo que hará que finalmente la revista valga menos que un anuncio de una óptica en el parabrisas de un coche aparcado. ¿Ese es el camino de la prensa musical? Uff…..

    No me quiero rasgar las vestiduras con el tema tampoco, viene de lejos y no solo con esto de ahora, pero es que al final no va a quedar a dónde agarrarse… Habrá que decir algo, ¿no?

Los comentarios están cerrados.