RIP Jon Brookes

Estudiaba en la biblioteca de la donostiarra Plaza de la Constitución. Estudiar, ese verbo libertino de uso interruptus, normalmente sentado y bien trufado de tabaco y café y paseos. Al acabar la jornada, recogí los libros y me fui hacia el Boulevard.

Hablaba con mi socia de estudios sobre los Charlatans, quienes por aquel entonces habían sacado un debut que me tenía hipnotizado. No recuerdo la mención exacta, o el tema que tratábamos, pero seguimos caminando. Abandonamos las escaleras, giramos a la izda y cogimos la calle Mayor.

Justo en ese momento me dijo ella “oye, pero…ese no es?” Tim Burgess paseaba con otros jóvenes por dicha calle. Mi carpeta, repleta de fotos de ellos, tembló un poco. Y no pude articular palabra. Esa duda de “digo algo, no digo nada”. Pasaron los seis segundos entre que ellos van y yo vuelvo, sin respuesta por mi parte ni confirmación de que anduviera en lo cierto. Hasta que vi a Jon Brookes, el batería de la banda que ha muerto hoy tras perder su batalla contra un tumor cerebral, y confirmé que eran mis entonces adorados.

Por supuesto, por mucho que dijera que al día siguiente tocaban en el Barbey de Burdeos (como intentando explicar su presencia en Donostia), nadie me creyó. Y nadie lo hace hoy en día.