@Marlon_Brandy, sobre “Canciones para un duelo sin espadas”

Cuanto más mayor más cínico soy y, paradójicamente, más me jode serlo. Recuerdo ser un post-adolescente algo más sensible abrazando con mucha impresión aquellos discos de desamor, “Blood on the tracks” de Dylan, “Too Much Love” de Harlan T. Bobo… Ahora ya casi nada me emociona, y si alguien me cuenta cosas muy íntimas me siento un personaje de novela victoriana y acabaré pensando que es una cosa de muy mal gusto.

Me siento bastante podrido cada vez que me descubro en este tipo de actitudes, pero ya me daba por caso perdido. Hasta que apareció Bassmatti por casa con su ordenador, con estas “Canciones para un duelo sin espadas”. Nos tocaba hacer de productores/mezcladores/consejeros, y a ello me dediqué, centrándome en lo musical y no tanto en lo lírico, debido a lo que citaba en el primer párrafo: ese pudor a saber más de lo que me gustaría, evitar compartir amarguras que ya bastante tengo con lo mío y el resto de actitudes que componen el cuadro clínico del 90% de nuestro entorno y al que me temo no soy ajeno. Pero entonces llegué a “Esta es la última canción que te hago en vida”, una torch song de hervor Bassmatti que, aquí sí, me pilló desprevenido. Ya era tarde para recurrir al cinismo, ya no podía evitar empatizar con esa letra (si no lo has vivido lo vivirás, estimado lector), y con un pequeño nudo en el estómago decidí que era la mejor canción que jamás había hecho G. Bassmatti.

Esta es mi pequeña confesión, una prueba de que estas cinco canciones me ayudan a ser menos cínico. El disquito alberga otros muchos argumentos de peso, muchos de ellos musicales (el pop guitarrero a lo Pastels de “Ya No” es de libro, la brisa tranquila de “A quién le cuento yo ahora” me recuerda a cuando Josh Rouse molaba, y “Una señal de viva voz” tiene que estar hecha en plena duermevela, seguro) y otros que tienen que ver con el encanto de la renuncia a la ambición (tirada de 40 copias, todas distintas…), del que no puedo ser más fan, a la vez que me apena que esa renuncia dificulte que estas canciones las conozca todo el mundo.

Autor: Marlon Brandy

4 comentarios en “@Marlon_Brandy, sobre “Canciones para un duelo sin espadas”

Los comentarios están cerrados.