Los músicos reclaman su ciber-parte

Billy Bragg ha cambiado a los mineros por los ahora compañeros de fatigas (discográficas). ¿Será que se hace viejuno y empieza a soñar con chimeneas en casa?¿O no es más que la traslación de sus protestas a campos más cercanos?…

Los músicos, en este caso los británicos, los que se han unido en un grupo de presión fundado por Billy Bragg para exigir a las discográficas parte del dinero que éstas reciben de grandes portales de Internet a cambio de contenidos. También en Estados Unidos se han dado algunos pasos, aunque a título individual.

El debate se centra no sólo en el concepto de royalty digital, también en la cuestión de si las descargas en la Red forman parte de la distribución de una obra, o si son una forma más de la edición (como los cd, los vinilos o los casetes).

Radiohead, Robbie Williams, Iron Maiden, Kaiser Chiefs… son solo algunos de los nombres que se han sumado ya a la Featured Artist Coalition (FAC) cuya primera reunión plenaria se celebra hoy en Londres.

“La FAC luchará para asegurar que los intereses de los artistas y los admiradores (sin quienes la industria musical no existiría) no se vea menoscabado por pactos firmados bajo cuerda entre corporaciones internacionales”, agrega el comunicado.

La junta directiva de la FAC, que parece sacada del cartel de un macrofestival, está formada por David Rowntree (de Blur), Jazzie B (de Soul II Soul), Billy Bragg, Ed O’Brien (de Radiohead), Kate Nash, Mark Kelly (de Marillion) y Master Shortie.

Pues eso. Pasta.