Lightships: “Electric Cables”

Hay amores que no pueden explicarse de manera razonable. El pan precocido. El chopped. Las patatas fritas de bolsa que venden en UK. Las teleseries españolas. Las mallas rotas. Las cajeras del DIA. En música, que de eso solemos hablar aquí, serían los guilty pleasures que sacan la sorpresa y la carcajada en algunos de tus contertulios.

Sin llegar a tanta culpabilidad pero sí idéntico o mayor placer, yo me apuntaría a The Pastels como primera opción por longevidad y defensa numantina personal – sin mayores esfuerzos. Si no te gustan, no tengo argumentos para convencerte-. Y ahora, siempre, Gerard Love. El cantante y bajista de Teenage Fanclub siempre ha destacado sobre el resto de compositores de dicha banda hasta alcanzar niveles personales de “Thor de la emoción musicada”.

Love presenta ahora “Electric Cables”, el debut de su proyecto en solitario – pero muy concurrido- Lightships. Una primera escucha rápida nos afianza en nuestras posiciones, a la espera de los furibundos. Gerardito canta como un rey, con ese tono cercano y cómodo, y musicalmente muestra que su inclusión como Hard Line Up de los Pastels en los últimos años no fue casualidad. Que no se dedicó a afinar los instrumentos, vamos.

Electric Cables tiene mucho de Pastels, entendido como trabajo de estudio, progresiones larguísimas de mil vueltas uniendo capas. Cosas que ensayando solo no haces ni de broma. Aquí todo suena más tranquilo que sus canciones más tranquilas para TFC, y algo más hippie y vitalista que cuando se une a Stephen y Katrina.

El arranque es muy Costa Oeste enamoradiza. Los temas ya presentados intuían ese paseo, con capas de voces solapadas y como elemento principal en muchas partes. Los nuevos bajan aún más el tempo hasta convertir las convenciones impuestas por Greenwich en una fiesta de Drum And Bass.

Hasta el cierre, con la adictiva y PRECIOSA “Sunlight To The Dawn”, hay espacio para todo: La línea de esos primeros singles, ahora extendida con obras como “Photoshyntesis”. El soul blanco de estribillos pop enormes de “Silver & Gold”, el folk velocidad Vashty Bunyan, ¡arreglos muy de Nick Drake!, paseos ya conocidos y no por ellos menos ilusionantes y repletos de feeling (“Streching out”)

El disco se puede escuchar en streaming en The Guardian