Análisis sobre los discos más vendidos en el 2008 (y sus compradores)

La IFPI aportaba un dato para la reflexión: de los 50 artistas que más discos vendieron en España durante 2008, sólo uno (Pitingo, en el puesto 20) es debutante en la lista.

 

Hace sólo cinco años se contaban diez nombres de músicos noveles entre los 50 primeros.

DiarioVasco
A uno se le acaban los adjetivos para intentar definir la escena consumidora musical: “baño de nostalgia”, “música fácil”, “nuevas versiones de viejas canciones”, “comodidad auditiva”, “marea popular”, “inmovilismo” y otros términos que sólo se disfrutan con botas de agua en el barro.

 ‘Personas’, de El Canto del Loco, lidera la clasificación anual con más de 187.000 ejemplares vendidos (doble disco de platino). Supera en el último tramo del año a Papito, de Miguel Bosé, que tras arrasar en las listas de ventas de 2007 se ha de conformar con 153.000 unidades, con la segunda posición.

No es factible en una sociedad consumista, a la que le han acostumbrado a no para de adquirir, que un disco se mantenga 2 años en lo más alto de las ventas.

Poco importa que haya una gira mastodóntica, o que el autor saque un CD, luego con DVD y al final una caja en la que bien podría haberse escondido él. Por mucho que nos traslade a nuestros felices 20, que el paso del tiempo permita que solo floten las sensaciones positivas y que nuestra economía personal (crisis aparte) nos permita hacernos con todo el pack + concierto.

El tercer puesto es para ‘Back to black’, de Amy Winehouse, un disco que durante 2008 desembarcó en 147.000 hogares españoles. Sólo cuatro discos más superan la barrera de los 100.000 ejemplares: ‘Dos pájaros de un tiro’, de Serrat y Sabina; ‘Saldremos a la lluvia’, de Manolo García; ‘Allenrok’, de Estopa y ‘Gato negro dragón rojo’, la nueva entrega del dúo Amaral.

Solo falta el de Rosario en la lista. Porque el homo consumensis radioformulae traga con lo que le echen en sus horas de visión televisiva, obligada escucha laboral y terrorífica visita a los bares de su zona. Y es feliz hasta la estupidez.

El análisis, muy simple y sobre el que podríamos extendernos muchas horas como en un agujero de gusano, cuenta con una novedad: ¿Qué pasaría si sustituyeramos a Il Divo por The Pains Of Being Pure At Heart? Temo que, con sus diferencias de sociabilidad, todos contamos con idénticos patrones que tan sólo varían en el ámbito en el que se desarrollan.

3 comentarios sobre “Análisis sobre los discos más vendidos en el 2008 (y sus compradores)

  1. De libro de los manicomios.

    Y dijo Dios:

    Sí, claro que es lo mismo: nostalgia, incapacidad de proponer patrones nuevos, etc… Pero, vamos, ir por ahí con Il Divo en el iPod seguro que trae muchos más problemas mentales.

  2. Bueno, TPOBPAH (siglas que parecen invocar a algún Dios, con perdón, perdido de las montañas filipinas) refrescan nuestra memoria pretérita. Cierto es. Pero…¿Hay alguien que, sin mayores bombardeos, caerá en sus redes? Y, lo más importante ¿qué nos importa?

    Sobre lo de Il Divo, puede ser. Solo intentar cantarlo en un bus de línea puede ser algo condenable hasta la mutilación. Mejor con los Pastels, hombre, más facil acercarse al original.

Los comentarios están cerrados.